The Adversiter Chronicle

martes, 16 de octubre de 2012

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

Venganza

Uno de mis mayores traumas cinematográficos de mi infancia es el cine francés. Recuerdo haber visto La noche americana que me enamoró como sólo el cine, da igual la nacionalidad, sabe hacerlo. Luego vi a la Deneuve y me enamoré de mi primera actriz pero también recuerdo al Alain Delon en unas películas que parecían ser policiacas pero las calles de San Francisco eran sustituidas por postales de París y el bullicio de las persecuciones en Ford y coches americanos por el ridículo y chirriante para los tímpanos ulular de las sirenas de la gendarmería en coches tipo Tiburón y lecheras Citroën… Por no hablar del inefable Belmondo.

 Digo esto porque la película que traemos hoy sigue la tradición gabacha de querer ser los amos del cine negro europeo. Intento absurdo pese a que ahora al menos no llevan las luces amarillas en los faros, cosa esta que parece insignificante pero que hacía que nunca te identificaras con aquellas historias de delincuentes, polis al borde de corromperse y edificios del desarrollo urbanístico francés. Por mucho esfuerzo que hagan, como en Ronin pese a la presencia de De Niro, terminan siendo el típico producto francés que promete pero que a la hora de la verdad es una burda imitación del buen cine negro americano.

 Pero había dos poderosas razones para visionar Venganza, como eran la presencia del siempre reconfortante Liam Neeson y el reciente estreno de la segunda parte en los cines.

Producción francesa del año 2008 y dirigida, por el desconocido para mi, Pierre Morel. The Adversiter Chronicle no cae en esa falacia de decir que conozco al director como si hubiéramos sido presentados para la cena, cantamos el Asturias Patria Querida a los postres y terminamos buscando fornicio en casas de alterne. Pero aparte de no haber sido presentados, tampoco me suena de otras pelis. Si nos suena sin embargo que el productor es Luc Besson, un buen representante del buen cine francés cuando el mismo no trata de ser mascarón europeo y termina siendo grotescamente imitación francesa de cine negro americano.

El reparto lo componen el ya citado Lian Neeson, Maggie Grace, David Warshofsky y Lelan Orser.

Es una historia tramposa, tipo retirado de la CIA con medios económicos para la acción porque su ex está casada con un ricachón, por cuanto es imposible no tener empatía a Neeson, actor que además responde más a un perfil estético europeo que estadounidense, y la historia de recuperar a su virginal hijita que ha sido raptada para venderla a un obeso y vicioso árabe.
Se nota la mano europea en el desarrollo de los diálogos tratando de mostrarnos la atmósfera de un servidor de su patria pero cuya vida doméstica es una puta mierda, solo añorando a su hija y cenando con sus guasones kameraden en cenas que parecen cotilleos de viejas en el bingo parroquial.

Se les va la mano en el tema de los mamporros que reparte el protagonista, exageradamente en la escena del yate donde liquida a toda la tripulación, que debería haber sido acompañado de sus kameraden llamados al rescate, claro que entonces el deja   de haber visto esta historia otras veces sería demasiado evidente.

Para pasar por taquilla la película es una puta mierda que tragada en dosis domésticas puede soportar un buen visionado. Lian Neeson es ya de esos actores que cuya sola presencia hace que sea interesante ver la película aunque ésta defraude las expectativas si es que alguna vez la hay al ver una película francesa.

 Recomendable si no la visteis para pasar el tiempo tontamente y si queréis ver la segunda parte en el cine. Pero me temo que se cumpla que segundas partes nunca fueron buenas y que hay cosas en las que no merece la pena gastar un centavo, como puede ser el cine negro francés.
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario