The Adversiter Chronicle

domingo, 21 de octubre de 2012

"El sermón de la pradera", por el padre I.N.Mundicia


Una sección religiosa del padre I. N. Mundicia en exclusiva* para The Adversiter Chronicle

 
Los chinos no son cristianos

Queridos feligreses, un domingo más nos reunimos en la casa de Dios acongojados por la agresión a nuestra fe y valores cristianos que azotan España.

No es bastante la invasión de valores heréticos protestantes y anglosajones que carcomen los pilares de futuro, nuestros jóvenes perdidos a la adoración de la calabaza y al gordo protestante que denigra y prostituye nuestra festividad de Los reyes Magos de Oriente sustituyendo el nacimiento y el árbol cristianamente adornados cambiados por un calcetín sudado a los pies del fuego de la chimenea… ¡¡A los pies del mismo Satanás, querido rebaño, a los pies del mismísimo Satán y su cohorte de demonios extranjeros que dinamitan el solaz cristiano y de orden que era España.

 Os preguntareis qué tienen que ver los adornos navideños con los chinos.  Pero lo importante no son las preguntas, lo importante es que hemos permitido contaminar la tradición cristiana comprando adornos y belenes a los chinos.

Y os preguntareis qué tienen que ver los chinos con la navidad y la crisis de valores y ética cristiana, apostólica y romana. Lo importante es que el ceremonial navideño está abierto a la influencia de la herejía al no comprar adornos navideños nacionales….

¡Ay hijos míos! ¡Los adornos navideños de los Nacionales sí que eran adornos como Dios manda!

¡Los chinos son rojos! ¡No os engañe su piel amarilla, son rojos de alma!! ¡¡Los chinos son herejes comunistas!! ¡Ateos, queridos feligreses, ateos! ¡Al menos los protestantes creen en Dios pero estos rojos sólo creen en el fin de la tradición cristiana española y europea!

¡Nos han invadido como si fuéramos simples seres dedicados a vivir en paz con la naturaleza, descargando de sus modernas carabelas y ofreciéndonos abalorios con el objetivo de a lo largo de generaciones convertirnos a su fe roja! ¡Sólo una institución como el PCCh puede tratar de embaucar de esa manera! ¡Y predican en chino, dialecto de salvajes sin civilización añeja como la cristiana! ¿Qué harán, qué harán queridos feligreses si no acatamos su fe atea y roja, quemarnos?

Los chinos han de ser evangelizados con leyes promulgadas al efecto. Yo os digo y os suplico que recemos y oremos para que el Señor ilumine al ministro de justicia, hombre de hondas y ondas convicciones y valores cristianos en este gobierno traidor y renegado que se lanza al materialismo renunciando a que España siga siendo adalid y paladín de la cristiandad…

 En alguna ocasión os he comentado que Jesús era carpintero, hijo no putativo de carpintero y nieto del mejor carpintero de la historia, él mismo, o sea, Dios.

Jesús bien podría haber comprado el material y utillaje de su profesión a un bárbaro mercader de más allá de las fronteras del imperio y evitar las cargas fiscales de los romanos, que si se ponían fiscales eran muy cargantes, queridos feligreses.

Jesús contribuía a la prosperidad del imperio pagando honradamente sus impuestos y sin tratar de imponer sus propias reglas clandestinas para que se extendieran como un virus condenando a su civilización a tragar consignas como si fueran credos.
Jesús se avituallaba de enseres y herramientas en los negocios de sus compatriotas, ignorando a los mercaderes bárbaros.
Querido rebaño de Dios, no gastemos nuestros caudales en negocios de orientales que además son rojos… Debemos orar para que se instauren leyes que promuevan su evangelización… De esta forma aunque sigan delinquiendo, parte de sus ganancias serán para los cepillos dominicales que servirán para rebajar la deuda que tienen como ateos y como rojos a los ojos de Dios.

¡Exijamos con gallardía a Gallardón que ponga coto a esta invasión de España por parte de los chinos!

Pidamos humildemente al Señor que nos proteja del comunismo chino ya que el gobierno y los políticos amparan y permiten la invasión.

Recemos fervorosamente para que el Ejército Español nos proteja con Santiago a la cabeza cortando las mismas de estos rojos orientales para extirpar el mal y exigir que nos devuelvan ese trozo de soberanía nacional… ¡La Nacional sí que era soberanía queridos hijos sí, lo era! ¡Nuestra soberanía nacional en trozos de deuda pública que poseen y que pierde toda legitimidad de devolución ya que fueron sufragadas por dinero rojo! ¡Los cristianos llevamos lavando dinero desde que existe la cristiandad y qué mejor que los valores patrios para lavar de la maldad de Satán los millones que habrán de devolver, los valores cristianos que también son los de nuestro Ejército, el Ejército nacional… ¡Ay, el Ejercito Nacional sí que era ejército queridos feligreses, sí lo era!

Id en paz y no dejaros tentar ante la extranjería que nos invade. Las fuerzas de Satán jamás prenderán el alma de aquellos feligreses de bien.
Pero hay que predicar con el ejemplo y es la Iglesia quien una vez más avanza en vanguardia para neutralizar la ofensa a Cristo.
Antes de iros, recordaros que a partir del 2 de noviembre podéis adquirir los abalorios navideños en la tienda parroquial. Junto con el dinero del abalorio deberéis poner en una hoja que se os entregará vuestros datos para el posterior tratamiento informático. Comprad y consumir, ya no hay Padre que os quite tal pecado, menor pero pecado, en la tienda parroquial y no alimentéis los fondos de Satán para estos rojos que viven como Dios pero no pagan a Dios ni el diezmo reglamentario.
AMEN

*excepto en ámbitos de dominio mercantil vaticano
 

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/
 

 
theadversiterchronicle@hotmail.es
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario