The Adversiter Chronicle

miércoles, 31 de diciembre de 2014

"Un miércoles...un poema", suplemento poético


SENDEROS
Miro en la lejanía
de mi vida
y siempre me encuentro
contigo.
 
Pareces mi fin
y mi principio.

Nuestro tiempo acabo;
cada uno tomamos
senderos distintos
para perseguir
el mismo camino.
 
Ahora es tiempo de vagar
por la vida sin tu sonrisa,
sin oír tu voz,
sin tener la esperanza
de encontrarte.
 
Todo me parece un intermedio
de unos cuantos años.
 
Sin ti me siento perdida,
sin alegría, sin ilusión,
sin vida.
 
¿Por dónde andará el fuego
de tus lindos ojos negros?,
ese que seguirá corriendo
por mis venas
hasta el día que muera.
Ana

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 

 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                      

martes, 30 de diciembre de 2014

OBITUARIO

Por Antón Rendueles

JOE COCKER, músico
Ha fallecido días atrás un músico, Joe Cocker, que me ha acompañado desde que le escuché en la banda sonora de 9 Semanas y media, como tantos y tantas le descubrieron. Para un adolescente de los 80´s la canción que interpretaba en la película ha resultado nauseabunda al escucharla de lo que la quemaron en la radio fórmula y repetido hasta la saciedad el vídeo clip...

Pero su voz me atrapó y desde entonces me acompañó en mi trayecto vital, caminando cuando podía caminar, soñando y rememorando que camino fuera de la silla de ruedas...

Mi siguiente contacto fue poder disfrutar de su voz en directo en la plaza de toros de Gijón, creo que a final de los 80´s o tal vez en el 90... Es curioso como falla la memoria pero permanece el recuerdo, de pie en el escenario echando un trago entre canción y canción, su grupo de solistas con el guitarra y sus trazas urbanas de afro americano, la solemnidad del frac del tipo del piano...

Años después, abandonados los sueños de juventud y luchando joven por sobrevivir, adquirí en uno de aquellos expositores de gasolineras y bares una cinta casete de su disco With a Little Help from My Friends, una pequeña joya de finales de los 60´s...

A partir de entonces y sobre todo desde que estoy postrado en silla de ruedas más el avance de la informática, supe más de su discografía. Recuerdo haber visto un documental sobre una de sus giras en su época de gloria, desfasados como pocos con jet privado en las giras...

Su voz descarnada es un icono auditivo y aunque se le recuerde ya tripón y con barba, vivió su juventud deprisa sobre la ola del éxito y verle actuar pese a su barba y su tripa hacía apreciar en su voz, en sus desgarros versioneando, una furia vital dulcemente dominada...

Nos queda su música pero nos fatará siempre la esperanza de verle en una nueva actuación, escuchar una nueva versión o simplemente su voz desgarradora cuando la noche es una certeza y la oscuridad una condición, cantando un blues con voz desgarrada...

Gracias viejo Joe, descansa en paz.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 

 



 

theadversiterchronicle@hotmail.es



                                           



lunes, 29 de diciembre de 2014

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

UN PADRE EN APUROS (1996)
-Jingle All the Way-

Había que tratar sobre cine navideño y el equipo de cata cinematográfica de la redacción nos decantamos finalmente por esta producción de 1996, que no os engañe el año porque la peli sigue fresca y vigente como el día de su estreno como ver veremos líneas más adelante.

Dirige un tal Brian Levant que lo hace con oficio, sabedor de las reglas de un género que se basa en distintos gags y el arte reside en engarzarlos sin que chirríe ni se note. Protagoniza nuestro querido Arnold Schwarzenegger bien flanqueado y arropado entre otros por James Belushi, Martin Mull y la turbadora belleza ñoña de Rita Wilson que despertó pasiones erectivas entre el equipo de cata cinematográfica en la escena matrimonial a la hora de acostarse desvestida en un camisón azul que mostraba sus encantos pectorales y que logra con sus muecas y miradas encandilarnos y soñar que sería la madre perfecta para nuestros hijos o al menos del acto de engendrarlos...

La virtud de la película es su principal defecto: una tonta historia de conseguir un juguete a última hora que se ha agotado. El arte es que rodada en 1996, hace casi veinte años, la historia, el escenario y los personajes son plenamente actuales ahora que somos un mercado global pese a seguir siendo aldeanos planetarios.

La historia podemos vivirla en estas fechas en que nos lazamos a orgías consumistas quienes aún pueden o les dejan antes de entrar entre rejas, pero salvo la capa más vulnerable de la sociedad, la inmensa mayoría no podemos evitar gastar aunque sea cinco euros en la tienda de los chinos para consumir, para regalar o regalarnos.

¿Hay algo más común a los mortales por estas fechas que ver a la infancia de la casa pedir compulsivamente ese juguete que se anuncia, tiene serie en la tele y hasta puede que hagan una película?
 
El escenario es el familiar y acogedor entorno de los templos del consumismo, los centros comerciales con sus cristales panorámicos, atentos empleados que se ríen de la inocencia de solicitar el artículo más solicitado, la jauría humana alegre ante la desgracia ajena que se convierte en furia tribal, el vecino jeta que se aprovecha de la soledad como ama de casa de las madres y se apunta a todo tipo de actos, francachelas, reparaciones y como hombro sobre el que llorar. Podemos identificarnos en esa masa cargada de bolsas que suben y bajan por las escaleras mecánicas, deambulando entre escaparates, mostradores y estantes con esa alegría común y en comunión que nos proporciona el consumismo en sus templos...

Y es un fresco de una sociedad estadounidense que ya se da en todo el orbe civilizado e incluso en algunos sitios aún por civilizar. Las confortables urbanizaciones donde descansar tras largas jornadas de trabajo y signo de estatus social que se derrumba cuando nos unimos a las colas para comprar entre gente de todas clases que se unen para indignarse porque el centro comercial de turno no abre hasta que sea la hora...

El detalle del cartero afro americano es genial y es impagable la escena en la barra del bar cuando se cuentan sus recuerdos de infancia y la frustración del cartero porque es un fracasado al no regalarle su padre el juguete y podría haber llegado a ingeniero de haberlo recibido, es entonces cuando Arnold ve a su hijo fracasar en la vida por no regalarle el juguete... ¡vestido de cartero!

Una metáfora sobre la discriminación positiva y de progreso de la raza negra en EEUU que aspiran a algo más que trabajar de mozos de tren mientras que el WASP considera ser funcionario público síntoma de fracaso, igual que ahora en Europa aunque en 1996 hacerse funcionario de correos era una aspiración...

La película es un muy correcto producto salvo el infantiloide y familiar tramo final y soportamos la espera entre gags con la historia del vecino ligón. Es loable el esfuerzo de Arnold por hacerse una parodia de sí mismo como héroe de acción y tratar de actuar mediante gestos faciales, gestos que le encumbraron por encima del Stallone en este tipo de cuchufletas y comedias.

En resumen, que antes que ver títulos tipo La navidad más santa de Santa, Regresan los tíos por navidad o Jack Klaus el pariente nazi de Santa Claus, reíros un poco de vosotros mismos visionando esta película, que ya os decimos que la escena en camisón de la Rita Wilson merece el esfuerzo y, si os tercia a mitad de metraje, aliviaros manualmente o con la parienta que los críos estarán entretenidos...

 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 

 
 
 
 
                                                                                 






viernes, 26 de diciembre de 2014

"El vecino de al lado", por La Araña


SENSACIONES SIN NOMBRE
¿Nunca les ha ocurrido que cuando ustedes hacen A, todos hacen B? Anoche, a mí, 24 de Diciembre. Toda la familia reunida, y el desglose a la porra. No es vida esta. Teresiano, siento que no me siento. Siento que estoy pero nadie se da cuenta. ¿Estaré muerto? ¿Estaré imbécil? El caso es que ha ocurrido lo peligroso, lo que yo deseaba. Que se me queman las croquetas. Es el riesgo de utilizar medio cerebro. Cuánto más me
esfuerzo en mostrarme normal, más me desvío de mi objetivo. ¿Qué cuál es mi objetivo?
Que me echen del periódico. Estoy empezando a sospechar que sigo a alguien. ¿Quizás no es lo que hacemos todos? Unos seguimos a un profesor, otros seguimos a una estrella del rock, otros seguimos un imposible y yo sigo en mi línea, lo cuál me ha costado disgustos. Venimos a sufrir. Venimos a escribir. Yo escribo porque no tengo otra cosa que hacer. Porque tuve un día la ilusión de convertirme en un gran escritor. Porque sonaba glam, porque de verdad tenía cosas que contar. Porque aún era virgen. Porque la gente me felicitaba. Porque no conocía la ironía. Porque decían que era inteligente. Porque me podía permitir hacer lo que me diera la gana. Porque mi padre me pegaba y yo no lo encontraba extraño...
Qué quieren que les diga. Hay un poco de morbo y otro de masoquismo en esta actitud mía...
¿Qué dirán dentro de mil años, qué?
La araña

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 



theadversiterchronicle@hotmail.es







jueves, 25 de diciembre de 2014

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre


Con la colaboración de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

CANCIONES BUFAS (I):
 La Ramona pechugona (70´s)

La canción que traigo hoy, primera de una serie de tres, es una canción bufa: es una canción de humor y es un pedo como letra pero es el exponente de una época grabada a fuego en toda una generación de pequeños televidentes y toda una generación de sus mayores.
El producto salía en televisión y sus intérpretes, como el caso de Esteso, complementaban y seguían en su popularidad con otros productos como cine, teatro y la propia televisión donde sus apariciones concentraban a los habitantes del hogar ante la pantalla catódica.

Pero eran un producto discográfico muy popular y pocos fueron quienes no compraron la cassete de turno donde se incluían las canciones bufas dándose la paradoja hoy inimaginable y casi ni creíble, que una canción estrenada en el especial de la tele prolongara su longevidad productiva de ganancias hasta casi las siguientes navidades en una época en que las distancias no eran tan cortas y la comunicación entre individuos tal como la conocemos hoy con la revolución digital eran en diferido en el mejor de los casos o con semanas de retardo en el peor...
 
España está en plena Transición y en plena era del destape, un fenómeno ibérico por el cual a la muerte del dictador y de su dictadura fascista de derechas la pornografía inundó el país y el erotismo era el Rey del mambo...
 
Hago esta introducción porque si vais a ver por primera vez la canción puede que os preguntéis de qué extraño planeta surgió tal ejemplo de gañán, cazurro y paleto que además de ser cateto está orgulloso de serlo.
Esteso, actor como la copa de un pino decrepitado por otras de vino, borda la imagen del pueblerino que la sociedad urbana tenía entonces, una sociedad que quería un futuro para su prole y renegaba de los orígenes aldeanos. Pero no es una caricatura, es la ironía hacia un tipo de español que ve a la mujer como una vaca con dos patas, que luce orgulloso la faja en la cintura y blande el bastón como si de una guadaña se tratara.
 


La letra es una morbosa combinación de depravación erótico festiva con esa predilección de los machos alfa que vivieron la hambruna de fetichismo por las enormes tetas que más que tetas son ubres, de movimientos simulando fornicio en el andamio mientras pasa una mujer por la acera...

 Encantaba a mayores y era algo inolvidable para la infancia, era como asomarse a ese mundo aún prohibido pero que estaba a punto de llegar. Esta canción fue cantada hasta la saciedad en patios de colegio y excursiones en autobús, pero quedó totalmente eclipsada esta época por los fosforitos 80´s aunque como veremos en otro artículo el fenómeno siguió vigente hasta la primera mitad de los 80´s.

Advertiros de que el shock neuronal para quienes nunca lo hayan escuchado y visto puede ser motivo de brote psicótico y aerofagia compulsiva, pero a mitad de la canción ya somos el cateto que quiere conocer las ubres de la Ramona.

Producto musical de una época y todo un fenómeno injustamente olvidado por quienes ahora tienen otros códigos estéticos y de comunicación lo cual es natural pero hay que hacer de vez en cuando un homenaje a quienes con su humor y su talento en el escenario alegraron muchas Navidades cuando la vida diaria daba más sustos que alegrías.



 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido 
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



Premios 20Blogstheadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                                         



miércoles, 24 de diciembre de 2014

"Un miércoles...un poema", suplemento poético

 
NADARÉ
Despojaré mi alma
de pesados ropajes
y me iré nadando,
en busca de mi destino.
 
Nadaré contra el viento,
nadaré contra corriente,
nadaré contra lo establecido,
nadaré con fuerza
para encontrarme contigo.
Ana
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 
 


 
 
 
 

                                                               
 


lunes, 22 de diciembre de 2014

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre

Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Viaje al futuro del imperio
– La transformación de Norteamérica en el siglo XXI-
Autor: Robert D. Kaplan
Editorial: Ediciones B, S. A.
Traducción: Josefina Ruiz
Edición: 1ª edición marzo 1999

Vuelven las calles de EEUU a violentarse por motivos raciales y tiroteos que nos dejan estupefactos, tal vez porque fuera de EEUU opinamos que el racismo está desterrado y hace mucho tiempo que el resto del orbe no siente la frontera: un nuevo horizonte donde empezar una nueva vida y el espíritu de superación para fundar una comunidad...

Así que se hacía necesario visitar el escenario y sus gentes, su sociedad y sus anhelos de un país que ejerce un liderazgo mundial fuera de sus fronteras como paradigma de la democracia, las libertades políticas y la movilidad social por méritos y el trabajo. Mas dentro de sus fronteras, donde sigue vigente el espíritu fronterizo, es visto desde la lejanía de la costa este como un poder imperial que trata de limitar la libertad individual y los impuestos recaudados son gestionados por políticos ajenos a la realidad de los estados nacidos después de la guerra de independencia contra el imperio británico...

Hemos escogido para ello un libro de 1998 en su edición inglesa por parte de un escritor viajero que trataba de encontrar respuestas viajando por los estados donde se ve a Washington como una capital ajena, donde la inmigración hispana, latina para la misma, está sustituyendo junto con la asiática, la llegada de afroamericanos que se dio con la industria en otros estados en una nueva industria y revolución digital.

El autor recopila testimonios de los habitantes y se acojona, un poco emparanoiado y papanatas, vislumbrando un futuro donde los estados de la costa oeste se articulen en un eje norte-sur desligándose de la Unión y formando una nueva entidad etnográfica y económica con estados de EEUU, México y Canadá.

Teme el autor a medida que visita ciudades que se creen dos modelos: ciudades estado que se autogestionan y suburbios que anulan el centro histórico y comercial en otros. Con ciudadanías donde unos disfrutan de trabajos bien remunerados y que no quieren que sus impuestos se dediquen a mantener subsidios para vagos, otra donde los tejados de chapa y electrodomésticos en el exterior viven en zonas degradadas social y económicamente y donde los subsidios sociales son vitales...

Según datos de la contraportada y referentes a 1999, Robert D. Kaplan, es autor de otros cinco viajes centrados en temas de política internacional y donde un par de ellos llegaron a best-séllers siendo incluidos por el New York Times entre los mejores libros de 1993 y 1996: Fantasmas balcánicos y Viaje a los confines de la Tierra.
Parca en datos la contraportada como habréis observado pero en Internet seguramente encontréis más y actualizada información. Dejamos sin más unos breves pasajes que os inciten a su lectura:


El inicio del viaje...
Porque Leavenworth simboliza la frontera. En su calidad de principal fuerte del Oeste, el lugar del que salió el primer grupo de colonos blancos que se afincó en territorio indio, fue el punto de partida de lo que más tarde recibiría el nombre de `Destino Manifiesto´. Fue el campamento base desde el que se exploró el Gran Lago Salado de Utah y el río Columbia de Oregón. A unos doce kilómetros al oeste de Fort Leavenworth se bifurcaban los caminos recién abiertos que conducían a Oregón y Santa Fe. En dicho lugar, y rodeado de carromatos hasta donde alcanzaba la vista, estableció su primer contacto con el oeste un joven de Illinois llamado James Hickok, más conocido como Búfalo Bill. Fort Leavenworth fue el campamento base desde el que partieron las tropas que participarían en la guerra contra México y las que se dirigieron a pie hasta Little Big Horn.”


Ciudad de raza blanca buscando San Luis...
Para empezar, estaba Clayton, donde me alojé, un centro financiero y de alta tecnología de clase media-alta con predominio de población de raza blanca. Está situado
estratégicamente junto a una carretera interestatal e integrado por edificios angulosos fabricados a base de aleaciones de cromo y restaurantes cuya decoración y cocina eran tan eclécticas que no pertenecían a ningún sitio concreto: en uno de ellos me sirvieron ensalada griega, pescado `elaborado al estilo de Costa Rica´ y pasta. A pesar de sus relucientes bloques de oficinas, Clayton no ha sido urbanizado de manera coherente. Como un inmenso tablero de ajedrez en el que faltan muchas piezas y abundan los espacios solitarios azotados por el viento, Clayton no se diferencia en nada de Overland Park, Kansas; Bethesda, Maryland; Tysons Corner, Virginia; y de una infinidad de áreas residenciales de alta tecnología que conocía bien: con aquellas panorámicas repetitivas de calles anchas desprovistas de árboles, aparcamientos con multitud de plantas y lujosos centros comerciales. Dos tercios de los complejos de oficinas de reciente construcción se encuentran en dichas ciudades. Me sentí como si no hubiera llegado a ninguna parte.”


Sur de California...
Durante el viaje hacia el sur, con destino a San Diego y Tijuana, tuve la oportunidad de contemplar una mezcla de los escenarios típicos de la California meridional: refinerías de petróleo y zonas industriales, inmensas extensiones de caravanas, parcelas separadas por placas de Pladur y numerosas buganvillas que trepaban por las paredes y los surtidores cercanos; lujosas áreas residenciales con campos de golf y paisajes de diseño; centros comerciales a los que sólo se podía accederse por medio del automóvil; campos de aguacates situados junto al desierto; colinas empinadas cubiertas de césped perfectamente cortado que servían de antesala a la espectacular vista marina de San Clemente, donde Nixon instalaba durante el verano su Casa Blanca particular. Dos mujeres de habla hispana sentadas detrás de mí se pasaron todo el viaje charlando en voz baja sobre la familia que tenían en Idaho. Al cabo de tres horas de haber salido de Los Ángeles apareció ante mi vista el complejo de oficinas de Lockheed Martin, que anunciaba la presencia de San Diego, cuya estación de ferrocarril con aspecto de misión española era tan limpia y bonita como la de Los Ángeles.”


Tejas...
Un cartel grande con la forma de Tejas nos dio la bienvenida. Ya no había ni siquiera hierba marchita, sólo una extensión de tierra llana esperando a que empezara a crecer el sorgo y el algodón, semejante a un aparcamiento vacío interminable. En medio de aquella austeridad lunar, los rótulos de la carretera parecían mayores de lo que realmente eran: BISTEC DE PRIMERA, ¡EN SERIO!; ¡TARTA CASERA!; BOTAS Y TEJANOS; POSADA CAMELOT, HABITACIÓN 29 DÓLARES... Cuando los carteles de este tipo comenzaron a ser numerosos, uno de menor tamaño nos anunció que habíamos llegado a Amarillo. No tardé en ver más concesionarios de coches juntos que en ninguna otra parte, todos exhibiendo enormes banderas de Estados Unidos. Aunque la insignia estadounidense pueda puntuar el avance del continente hacia el futuro, la cuestión, por supuesto, es qué va a representar: ¿una democracia saludable, una oligarquía empresarial que se pone adornos de democracia, una caricatura extremista del destino que los Padres Fundadores trazaron para las milicias y demás individualistas aislados?


Canadá...
Sin embargo, mientras la inhóspita tundra impide a la población canadiense desplazarse más al norte, el descarado materialismo de Estados Unidos, junto con sus costumbres desordenadas y los problemas sociales, los frena un desplazamiento hacia el sur. Ese cinturón de población de 150 kilómetros de ancho que se extiende desde el Atlántico hasta el Pacífico, no sólo se ha desarrollado como una comunidad sutilmente peculiar sino que, mientras que a los canadienses, ingleses y franceses no les importaría separarse unos de otros, para inmigrantes de todo el mundo -que ya constituyen la mitad de la población canadiense y dos terceras partes de la de Toronto- la continuidad del país es importante, pues les proporciona libertad ilimitada y oportunidades económicas al tiempo que los protege del implacable e indiferente capitalismo de Estados Unidos.”


Libro en definitiva para darnos un garbeo por una parte de EEUU aunque hay que tomarse un poco a coña los miedos e incertidumbres de un viajero que en ocasiones parece tener un miedo avernal a afroamericanos, hispanos y asiáticos que trata de encontrar una imagen que le aclare el futuro...
Visto ahora el futuro ha deparado que vino el 11-S y los latinos como antes los afroamericanos se han ganado con sangre su derecho de ciudadanía, EEUU sigue siendo líder mundial y las calles de las ciudades siguen ensangrentándose en tiroteos con abusos de autoridad y racismo, la industria digital hace florecer poblaciones y si le choca ver suburbios que degradan el centro puede darse una vuelta por París, por poner un ejemplo, y visitar las ciudades periféricas.

Lectura para amantes de viajes y planificar rutas, votantes de PODEMOS que se reafirmen en su anti capitalismo y a la suegra mejor no dárselo porque es algo tocho el libro e igual nos lo tira a la cabeza en uno de sus arrebatos de ira cuando volvemos de sellar la cartilla del paro sin encontrar ofertas acordes a nuestros méritos, que según ella siempre son insuficientes...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 

 




theadversiterchronicle@hotmail.es