The Adversiter Chronicle

sábado, 23 de agosto de 2014

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

SÁLVAME DELUXE, edición verano
Resulta indudable que para ver buena mierda televisiva, esa llena de carnaza de miserias y adicciones ajenas, Sálvame en sus formatos vespertino y nocturno, sigue siendo la referencia. Cierto es que Cazamariposas también puede en un momento dado servir de metadona catódica a yonkis de mierda televisiva, pero el estilo, la forma y las maneras más mierdosas son de Sálvame, no voy a negar que La Primera es una auténtica mierda cuando tratan de mañana sobre casquería rosa, pero es un estilo ñoño, de falso pacatismo y vestidura institucional de formas y maneras pero que es mierda lo que nos muestran por mucho perfume que le echen visual y estéticamente.

Dedicaremos un artículo especial a Hay una cosa que te quiero decir porque es auténtica mierda infumable con esa alegría de la huerta que es el Jordi González, que lo hacía de puta madre en La Noria pero que en este formato parece un jodido principiante: soso, anodino, tristón y en ocasiones depresivo dependiente, tales son la mierda de casos que muestra. Soportar todo el programa es un auténtico ejercicio de masoquismo neuronal...
Muy mal, las comparaciones son odiosas pero mientras Jorge Javier modula y otorga el bueno del Jordi es un capullo y sus invitados y cartas unas capulladas. Es tan mierdas, pero tan mal presentada y aderezada, que sólo recomendamos ver mierdas de este tipo en caso de resaca tras discutir con la parienta o estados depresivos de volver de la compra completamente vendido y en números rojos. No sirve ni para dormirse con el runrún ya que los silencios son desconcertantes y los diálogos carecen de emoción...

Así que regresamos a ese confortable lar de la mierda televisiva que es Sálvame Delux donde lo más novedoso es ver a la Patiño de
presentadora eventual de suplencias vacacionales. Lo cierto es que sigue teniendo ese misterioso encanto sobre los machos alfa que nos pone, pero sentada es una Jesús Hermida de culo inquieto, a medida que avanza el programa se pone cada vez más cardíaca y nos pone cardíacos a los tele espectadores cuando se vislumbra terreno boscoso, al menos su boca mina, aunque el realizador sabiamente cambia el plano o ella se percata y cruza las piernas. Pero lo intenta honestamente y gana a cada viernes en tablas aunque para una mujer que gusta de controlar el terreno donde pisa, la inestabilidad del directo hace que se ponga de los nervios a medida que se excede el minutaje, los invitados se van por peteneras y los colaboradores ya van en patera por las olas del cansancio...
Pero sigue dando morbo, el segureta hasta se fue al baño argumentando apretujón.

Lo cierto es que parecía que habíamos dado en el clavo para ver este pasado viernes una muestra de la edición veraniega ya que Mila amenazaba con largar todo sobre el Manolo Santana, otro de esos iconos deportivos de la dictadura que al morirse Franco y terminarse su época se quedan tarados neuronalmente. Luego teníamos a la Michu, esa choni de nariz ganchuda que nos da grima en sus argumentos y nos mosquea en sus maneras, pero hablamos desde un punto televisivo...
Para broche el vástago del Matamoros con su padre en plató, sin comentarios.

Lo de Mila fue como siempre en estos casos un souflé de mierda que se desinfló antes de trincharlo pese a dar la turra toda la semana conque no iba a tener pelos en la lengua pero se ve que hubo crece pelo y amenaza de tente tieso porque contó lo mismo de siempre. Pero lo más delirante es que la buena de la Mila aparte de sus paranoias periódicas de ver ataques verbales a su persona cuando alguien dice una burrada, va de tipa dura, de rata de alcantarilla por destierro social que tiene más cojones que el caballo de Espartero y cuando llega la hora de saltar al ruedo, viene con el astado afeitado con apurado, lágrimas de rabia desconsolada y ni chicha ni limoná. Le
recomendaríamos un año sabático aunque sus argumentos para demostrar que no era racista la ponen a la altura de época victoriana y mentalidad del extranjero bueno siempre que el extranjero se adapte a mí...

Llegaba el polígrafo con esa beata chivata como experta y Michu se sometía a preguntas relacionadas con ese drama humano que es José Fernando, el hijo de la Jurado y el Ortega Cano donde parece que la consigna es dejar que toque fondo pero el telón de fondo será un callejón, un coche abandonado u bien un soportal donde aparecerá su cadáver tras un exceso de farra, lupanares, alcohol y drogas. Está claro que el chico tiene una tara y puede que una adicción, pero ingresarle aurelios y dejar que se estrelle es una forma de callar la conciencia porque parece que desean que ocurra el desenlace de una vez. Y la Michu como siempre sin capacidad de asimilar frases largas como quedó en evidencia ante los comentarios y preguntas de los colaboradores, se llegó a repetir hasta cuatro veces la misma pregunta mientras la Conchita del demonio se chivaba de que pasó igual en el polígrafo...

Finalmente otra refriega familiar interna entre el Matamoros y su retoño sin el más mínimo interés y auténtica mierda que reconforta el alma pensando ese axioma que dice que en todas las casas cuecen habas y suspiramos aliviados de que nuestras movidas son menores.

Auténtica mierda de programa y mierda de contenidos pero citar dos cosas:
Primero que se agradece la ausencia de Belén Esteban y segunda decirle al señor Kiko Hernández que se controle, que no sobre actúe y deje de darse baba a sí mismo y a su cada vez más personaje. Ha llamado cerda a una mujer y no se puede ir de santurrón de la igualdad, de apóstol de la integración y luego, por dar énfasis y aumentar el grado de espectáculo, hacer violencia de género en televisión.
Ahora a Michu van a llamarla cerda cuando salga, van a llamarla cerda porque Kiko Hernández se lo llamó y ahora cualquier macho alfa tarado adolescente de mente y que no logre llamar su atención se lo escupirá...

Somos devotos de la mierda exquisita de Tele5, nadie lo puede poner en duda, pero lo nocivo de Sálvame no es el formato, son mierdas de personas que hacen lo que hizo Kiko Hernández con una mujer: insultarla gratuitamente.
Desde The Adversiter Chronicle pedimos encarecidamente que sea castigado a tres meses de trabajo sin sueldo, aunque se pasará el resto de la semana asumiendo que le reprochen para el jueves decir que los espectadores son culpables, que lo dijo en otro contexto y que nos gusta la mierda...
La mierda televisiva nos encanta, la violencia de género nos enerva porque el único cerdo que hace cerdadas, que las hizo este pasado viernes, fue Kiko Hernández que se portó como un marrano, que conste.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 





theadversiterchronicle@hotmail.es 

                                                               



No hay comentarios:

Publicar un comentario