The Adversiter Chronicle

sábado, 30 de mayo de 2015

"TELEMIERDA INC", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle

SUPERVIVIENTES 2015:
Rafi Camino o la gordura levedad del ser

Sigue adelante la singladura de este formato de telerrealidad que si bien lo es, cada vez tiene menos de supervivencia y nada que ver con la idea original de mostrar como personas urbanitas sobreviven en una isla de entorno hostil.

No se puede negar la buena fortuna de la cadena Tele5 a la hora de encontrar filones de audiencia y su capacidad de adaptar sobre la marcha la dinámica llegando al paroxismo de lograr integrar en otros programas historias transversales con origen en la isla como es el caso de Labrador donde los rifi rafes familiares ya se están exponiendo Sálvame. La audiencia responde a la propuesta y la cadena se asegura fidelidad tanto de la juventud digitalizada, ya no tan jóvenes digitalizados y los marujos y marujas que se alimentan de televisión y prensa escrita.

Lo más interesante hasta ahora no es el hecho de sobrevivir sino seguir deleitándonos con los choques entre distintas mentalidades donde los antagonismos mentales son azuzados por el hambre y las incomodidades. Deliciosos momentos en el palafito donde seguramente Carmen Lomana paga la penitencia de pasar por la misma presión psicológica que su hermano en la pasada edición, lo cual no deja de ser una sutil venganza de los dioses.

A estas alturas del concurso ya se nota que todos y todas sufren el cansancio y la fatiga aunque algunos lo llevan mejor que otros. Un lastre para el televidente es la repetición una y otra vez en distintos contenedores de las mismas imágenes pero es un éxito de audiencia y si te paras a mirar la dinámica y la coreografía de las galas estamos ante aquella futurista realidad de la ciencia ficción en los 80´s que nos hablaba de un sistema que narcotizaba a la población con concursos donde el presentador era en realidad un maestro de ceremonias y los concursantes a un juego mortal...

Aquí las personas humanas no venden su alma para sobrevivir, lo hacen por vil metal lo cual nos libra a los espectadores de tener remordimientos y nos recompensa con esa dulce sensación de satisfacción ante la miseria ajena y las mierdas ajenas.

Pero quiero dedicar este artículo al para mí mejor concursante en el sentido de que te lo pasas bien y entretenido amén de ser un cachondo mental: el torero Rafi Camino.

Llegó a la isla echo una puta mierda desde un punto de vista físico y de lorzas. Tobillos endebles y clavículas debilitadas donde cualquier actividad le suponía un esfuerzo y dos días de dolores. Vocalización tipo Mariano Ozores y una predisposición preocupante a mantenerse tumbado ajeno a las trifulcas y broncas del resto de compañeros y compañeras...

No resucitó hasta que Nacho Vidal, un tipo algo enajenado en la vida normal y totalmente enajenado por exposición a espacios abiertos en el concurso, le tocó los cojones toreros en la falapa semanas atrás. Desde entonces vimos un Rafi distinto, un polluelo de Ave Fénix reconocible en su intento de resurgir colgándose abalorios y participando poco a poco en la poca actividad que permite la isla: cocinar, mantener el fuego y estar tumbado mientras mira de reojo, como hacemos todos, a las tetas de Lola.

Ha ganado una prueba sin moverse obteniendo una cama para moverse menos, pero cual patricio romano señala a sus compañeros donde hay una pieza de pesca oteando tumbado. Sus recetas de cocina a base de onomatopeyas indescifrables y su serenidad torera en la falapa cuando toca decir las verdades, le hacen ese concursante entrañable con el que todos nos identificamos y que a casi todas seduce pese a su bochornoso aspecto físico. Sólo queda saber si Lola y él tienen fornicio porque ambos se merecen un buen revolcón que alivie estrés y son buenos concursantes desde u punto de vista espectador por mucho que las chifladuras, extravagancias y peculiaridades del resto den juego ante la cámara. La última perla torera y auténtica chicuelina argumental que tiene más razón que un santo ha sido la de que toma el sol, adelgaza y encima gana dinero...

¡Olé maestro, olé!

Y sí, ya sé que me estarán reprochando que no cite ni hable de Chabelita y su zangolotino pareja sentimental y su encuentro en la isla...
¿Pero a quién cojones le importa?


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 

 
                                                             












viernes, 29 de mayo de 2015

"El vecino de al lado", por La Araña

SÍ O SÍ: UN PASO ADELANTE
No resulta extraño el miedo a lo desconocido...
En capítulos anteriores hemos aprendido que la célula que se movió encontró más posibilidades de supervivencia...
¿Qué te sales de tu línea? Una línea de mayor recorrido encontrarás. Confieso que esto lo digo para consolarme, pues no soy inmune al fracaso, pero sí al desaliento...
¿Cuántos intentos para conseguir la bombilla, Tom? Bueno, él lo dijo de forma más poética. Pero hoy estamos iluminados, estamos arropados, estamos protegidos porque unos pocos valientes se atrevieron a mirar con perspectiva, a mirar más allá. Y porque otros muchos les siguieron...
Hoy, como siempre quiero entonar un mensaje de esperanza para la humanidad, aunque suene mesiánico, y confiar en la buena voluntad de todos...
Que cursi, ¿no?
La araña

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 



theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                           

jueves, 28 de mayo de 2015

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso



Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Día después del 24M: el cretinismo político de Aguirre y Cascos

Pues han pasado las elecciones que han sido una vez más una fiesta de la ciudadanía y la esencia de una democracia, pese a los augurios se llegó al lunes y mientras el Presidente Sr. Rajoy y algunos de los gerifaltes territoriales dimitían o le reprochaban la óptica de sus gafas de situación, lo cierto es que la ciudadanía ha hablado, ha elegido sus representantes dentro de las limitaciones de una lista cerrada y el mensaje es claro: reformas ya.

Pero no perderé el tiempo ni las neuronas de los lectores con sesudo análisis que ya lo hacen en otros medios y empiezan ya a tocar los sexos con los mismos, quiero destacar dos ejemplos de que un sistema toca a su responso final y que a veces la decepción no viene sólo de chorizos metidos a políticos en políticas de choriceo: la señora Esperanza Aguirre y el señor Álvarez Cascos.

La primera es un ejemplo de venganza hacia su partido y los que eran sus subalternos y compañeros de ejecutiva cuando podría haber sido la primera mujer presidenta del gobierno en España. En gracia de Dios, el suyo que hay varios, libró de descalabrarse en helicóptero y sobrevivió al asalto urbano de hotel en la India. Con gancho entre amplios sectores de la ciudadanía que sin comulgar con ella sí apreciaban y valoraban su gestión. El problema es que para gestionar ella decidió quienes serían los suyos, los cercanos al líder, y resultaron ser una pandilla de mangantes de lo ajeno en forma de caudales públicos.

Un fallo lo tiene cualquiera en el curro; si trabajas asciendes por méritos pero estamos en un curro de poder ejecutivo y no de bancadas de soldadura, horas y horas en la caja registradora o abnegada clase funcionarial. En los puestos ejecutivos se otorga al ejecutivo que elija sus ejecutivos, salieron rana y doña Esperanza, ya más bien doña Desilusión, en lugar de hacer lo que se hace en cualquier empresa rentable, no sólo no dimitió sino que se ha pasado dese entonces soltando órdagos a Rajoy y al PP.

El cerrilismo argumental de doña Esperanza no tiene parangón salvo con el nefasto paso de Ruiz Gallardón por Justicia, de hecho ahora se ve claro que lo que busca es el apoyo del rancio y nocivo nacional catolicismo español y a las huestes del Papa con olor a cuartel y sacristía. Porque era algo raro verla enzarzarse en abanderada del mundo libre contra las hordas comunistas, que ya sólo tienen de hordas los polígonos donde se asientan los almacenes de distribución de las tiendas de los chinos...

Llega el día después, con todos los ayuntamientos y parlamentos regionales expuestos ya sin más demora a lo que le ocurrió a nuestros vecinos de entorno al término de la II Guerra Mundial: fragmentación del arco político y jugar a política dentro de las reglas del juego democrático donde cabemos todos y hay que dar cabida a separatistas y ex- entorno etarra por mucho que nos joda o duela. El caso es que va esta señora y de repente apela a la integridad de la nación española y al patriotismo del PSOE para que quienes han recibido la representación de la mayoría no gobiernen...

Que triste espectáculo de afán de venganza y de rencor hacia su propio partido, sus votantes y el ciudadano en general. Lo mejor que puede hacer esta señora es dimitir porque ha comprometido, sí de verdad, la gobernabilidad no sólo en Madrid sino en el resto de España y sólo propugna el enfrentamiento y la violencia política. Ha cagado todo su curriculum y es de esperar que sea fulminada por saboteadora de la democracia y renegada de su partido y compañeros.

Váyase señora Aguirre y disfrute del retiro, España se lo agradecerá el día de mañana y posiblemente el PP un segundo después de dimitir.

Y luego está un auténtico ejemplo de líder de pacotilla y sí de mercenario que necesita la soldada para pagar el precio de su alma política: el señor Cascos. Ha sacrificado desde el congreso inaugural a su militancia, ha purgado y enfrentado a sus afiliados, ha sacrificado auténticos valores políticos a los y las que ha sacrificado en un estertor final afirmando que posiblemente por no ser cabeza de cartel el resultado ha sido , no catastrófico, lo siguiente.
¿Sufrió un golpe de estado interno que le llevó de la cabina del puente al cesto encaramado del palo mayor?

¿Si no fue golpe interno a qué viene retirarse y ahora escupirles a sus soldados enfangados de trinchera que tenía que capitanear usted?

¿Aspira ahora a ser diputado y así volver a la capital de reino y unirse a la minoría de derecha tramontana?

¿No afirma ser lector, discípulo y heredero de Jovellanos?


Señor Cascos, la política entre otros es un circo y todo circo tiene sus payasos, pero déjelo, vuelva a lo suyo y deje en paz a Asturias y su ciudadanía, aún hay quien le defiende y no hay que tener un Berlín en abril de 1945 para sus últimas tropas, deles al menos la dignidad de regresar con estandartes y armas, no son dignos de usted y su ralea política.

Hágase un favor y váyase de la política activa, sencillamente no tiene futuro como amado líder.

Ha vacilado al personal con metáforas de capitanes y vigías, no están claras las cuentas y los resultados estaban cantados. Fíjense hasta qué punto había engatusado el señor Cascos, que el PP asturiano que nunca reconoce su culpa de que lleva perdiendo votos años ha, tenía en la presencia del ex ministro el causante de sus males encontrándose en estas elecciones que miles de votos que auparon a la gloria a FAC hace cuatro años, resulta que se han ido a la izquierda...

¿De verdad señor Cascos puede usted dormir tranquilo sin asistencia medicinal?

Era usted el elegido para pasar a la historia de una tierra que ha dado pocos estadistas, un Jovellanos del S XX como gustaba usted en su petit politburó escuchar...?

¿Puede usted dormir tras sacrificar tantas almas políticas?

Los que podemos dormir tranquilos es la ciudadanía que ha expresado su parecer y tiene otra cita dentro de poco y allá aquellos y aquellas que se empeñan en no irse, se empeñan en embaucarnos y se resisten a dejar paso a, no juventud contra vejez, otras personas que representen los votos. Ya no hay vuelta atrás como afortunadamente ya no la habrá para estos dos ejemplos de cretinismo político.

Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 

miércoles, 27 de mayo de 2015

"Un miércoles...un poema", suplemento poético

 
POLOS OPUESTOS
Tú eres cegadora nieve,
yo soy rojo fuego,
que por no quemarme las pupilas
cambio de rumbo
y corro a favor de un viento
que me lleve lejos.

Tu pasividad y en ocasiones apatía,
turba mi profunda rebeldía,
ésa que nos enfrascaba
en mutua compañía
de interminables horas cada día.
 
Tu resignado determinismo
chocaba con el libro
que mi pluma escribe paso a paso,
instante tras instante,
mientras vivo,
mientras sueño,
mientras respiro,
mientras te pienso,
mientras te tengo.
 
¿Y tú aún me dices que nos parecemos,
que tu alma es un reflejo de la mía?
 
Cuando ese fuego
que ahora apenas templa tu corazón
te haga arder en amor,
ese día tu reflejo será el mío.
 
Lo que hoy soy incapaz de negarte
es esta poderosa e inexplicable atracción
que aún sentimos los dos,
y que en mi caso sé sin duda que es amor.
Ana
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 
 

martes, 26 de mayo de 2015

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: La costa fatídica
- La epopeya de la fundación de Australia -
Autor: Robert Hughes
Editorial: Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores
Edición: Primera edición 2012
Traducción: Ángela Pérez y José Manuel Álvarez

Finales del siglo XVIII, Inglaterra ha sentado los cimientos de su Imperio Británico merced a su poderío naval y ser la cuna de la Revolución Industrial donde los trabajadores del campo se trasladan a las ciudades industriales, además, las leyes inglesas que castigan severamente el hurto y con penas más severas aún basadas en el látigo como pieza fundamental de castigo y la cárcel como destino, han saturado la población reclusa que se hacina en viejos barcos de guerra convertidos en prisión. Se hace necesario buscar un lugar donde hacinarlos y que sufran el castigo lejos de Inglaterra y tras buscar en los mapas de sus colonias se deciden por una remota posesión que al menos según los informes reúne las características buscadas: cárcel por su lejanía que impedirá fugas, tener una base naval en aquellas latitudes y materia prima y recursos para que la futura colonia se valga por sí misma económicamente y se integre como pieza valiosa generadora de recursos económicos en el tablero imperial británico: Australia.

Traemos hoy uno de esos libros que nos encantan, tocho de páginas y con una historia apasionante. Lo de tocho porque cuando lo acabas te quedas con ganas de saber más, de seguir leyendo y que cierras al llegar a la última página con una gran satisfacción. La historia que cuenta es la historia de un gulag, que siempre atrae la atención una buena historia carcelaria aprendiendo de paso aspectos del colonialismo que ya no se abordan en Occidente tal vez por el complejo de culpa de cómo el hombre blanco dominó zonas geográficas tratando a sus poblaciones bajo parámetros racistas de superioridad y que en el caso australiano se le suma querer borrar un pasado de antepasados presidiarios, delincuentes y sodomitas.

Robert Hughes nació en Australia en 1938 en el seno de una familia de abogados y políticos notables. En los años setenta se instaló en Nueva York donde ha sido crítico de arte en la prestigiosa revista Time. Ha publicado monografías sobre Lucian Freud y Frank Auerbach y entre otros libros un estudio del arte y la arquitectura de una de sus ciudades favoritas como es Barcelona...
Datos como siempre de la contraportada y referidos a 2012 así que mejor buscáis en Internet si queréis saber más y yo dejo la verborrea para dejaros unas breves pinceladas que os inciten a su lectura...


Una nueva tierra...
Siguió una nueva ruta, más al sur que la que habían seguido Magallanes y Mendaña, bastante más abajo del Trópico de Capricornio. Atravesó el archipiélago de Tuamotu, pasó al norte de Samoa, y, después de cinco meses en el mar, avistó tierra al sur y al sureste: altas montañas, los picos velados por las nubes, que retrocedían en el horizonte. El 3 de mayo de 1606, la flota de Quirós ancló en una bahía. Habían llegado al grupo de Nuevas Hébridas, a 167º este, 15º sur. Quirós decidió sin más pruebas que aquél tenía que ser el continente austral, y víctima de la obsesión religiosa, le llamó `Australia del Espíritu Santo´. Lo de `Australia´ era a la vez un homenaje a la casa de Austria, que reinaba en España, y una alusión a tierra austral. Tras esto, creó una orden de nobleza, distribuyó cruces de tafetán entre los miembros de su flota, bautizó el río que desemboca en la bahía como río Jordán, y proclamó en éxtasis profético que se construiría allí la nueva Jerusalén entre los arrecifes de coral, que para su mente febrilmente optimista estaban ya convirtiéndose en canteras de pórfido y ágata.”


Nace una colonia penal...
No tenían arados ni animales de tiro; sólo podían trabajar con el azadón para cultivar y sembraron el primer grano en una tierra situada a casi un kilómetro al este del río, donde está ahora el Jardín Botánico de Sidney. Algunos de los árboles que talaron eran gigantes, gomeros rojos de más de siete metros y medio de circunferencia, cuyos sistemas de raíces había que desenterrar y arrancar de aquella tierra pedregosa, un trabajo agotador para hombres cuyos músculos se habían convertido en mantequilla después de tantos meses en la mar. Algunos oficiales tenían que dormir en tierra. `Nunca en mi vida he dormido peor, mi esposa querida, que la noche pasada´, escribía en su diario el nostálgico teniente Clark, `un suelo frío y duro, arañas, hormigas y toda clase de sabandijas que puedas imaginar andando por encima de mí.”


Vida colonial...
La vida en el Derwent era dura al principio para todos los colonos, fuesen presos o libres. El aislamiento, la apatía y el hambre del primer periodo de Sidney se repitieron en la Tierra de Van Diemen. Treinta años después, una mujer de Hobart contaba sus
experiencias de niña al principio de la colonia, cómo había desembarcado, cómo había dormido bajo una manta húmeda, luego en el tronco hueco de un árbol; cómo habían `tratado amablemente´ aborígenes curiosos, aún no perseguidos, a cuyo cuidado dejaban sus padres a veces a los niños blancos; cómo vivía de `verduras de Bahía Botánica´ (algas hervidas, que se arrancaban de las rocas), e incluso de la `basura´ (los residuos cenicientos) de la grasa de ballena que paleaban por la borda los balleneros norteamericanos de Bahía Storm, y que el mar arrastraba hasta las playas. Estos mismos restos aceitosos se utilizaban para alimentar a los valiosos cerdos y contaminaban el sabor de la carne.”


Mujeres de la colonia penal...
El gobierno británico no envió mujeres a Australia para mantener `tranquilos´ a los hombres en un sentido político; eso podía hacerlo el látigo. Pero la presencia de mujeres, consideradas más como zanahoria que como garrote, tuvo su utilidad en el control social. Eva la Prostituta podía impedir que Adán el Pícaro se hiciese homosexual, una importante consideración: William Pitt respaldaría una colonia de ladrones, pero no de pervertidos. El gobierno no explicó, claro, con estas palabras, que enviaba a presidiarias a Australia como animales de cría y objetos sexuales. De hecho, el plan original de asentamiento que proyectó lord Sydney en 1786, hablaba de esclavizar mujeres con ese fin.”


Política penitenciaria para los jóvenes reclusos...
Había que educarlos, enseñarles un oficio, instruirles en las verdades de la fe cristiana y castigarles. `No olvide que estos muchachos han sido muy malvados´, escribía Arthur a Booth en 1834. No quería que se perdiese demasiado tiempo `enseñando a los chicos a leer y escribir´. Necesitaban enseñanzas prácticas, que les convirtiesen en trabajadores asignados útiles. Y estas enseñanzas podrían adquirirlas a base de un trabajo diario
constante y monótono. Se levantaban a las cinco de la mañana, plegaban las hamacas, se reunían todos, se hacía una lectura de la Biblia y se rezaba; el desayuno era a las siete, luego había una inspección higiénica, luego se pasaba lista y luego había clases de formación profesional, de ebanistería o zapatería, etc., desde las ocho a las doce. A medio día, abluciones y otra inspección; a las doce y media, el almuerzo; de la una y media a las cinco más trabajo de aprendizaje; luego se lavaban y había otra inspección; la cena era a las cinco y media; luego se pasaba lista para la escuela a las seis y cuarto; luego recibían lecciones en la escuela durante una hora, a las que seguían las oraciones vespertinas y otra lectura de la Biblia y a las siete y media se acostaban. Más tarde se amplió el trabajo escolar a última hora del día a dos horas; pero sirvió de muy poco porque la mayoría de los muchachos estaban entonces demasiado fatigados para que pudiesen aprender algo."


Motín en la isla de Norfolk...
Ese día, un miércoles, amaneció con niebla y con una luz grisácea y pálida. Poco después del toque de campana de las cinco, cayó un chaparrón sobre Kingston. A través de la lluvia, Fyans y sus hombres oyeron en el cuartel de los soldados un tintineo lejano de grilletes procedente del lado de la cárcel que daba al mar. No podían ver nada. Se oyeron gritos y luego se oyó el estruendo de un mosquete, seguido de una andanada irregular. Había empezado el motín. El cronometraje era casi perfecto. En la revista del amanecer en los barracones de los presos había habido un número excepcionalmente grande de hombres (treinta y ocho en total) que habían dicho que estaban enfermos y a los que el guardián John Higgins condujo al hospital. Una vez dentro del hospital los presos se abalanzaron sobre Higgins, le inmovilizaron y le encerraron en una habitación. Luego irrumpieron en los otros pabellones. Pronto se quitaron unos a otros los grilletes y las cadenas y se armaron con armas rudimentarias, desde patas de sillas a escalpelos y aun atizador; algunos encontraron hachas. Se agruparon en la entrada del hospital, dispuestos a caer sobre el guardia de la cárcel cuando llegase, esperando en silencio.”


Oro en Australia...
La fiebre del oro se apoderó de Australia. En abril de 1851, Hargraves bautizó su distrito con el nombre bíblico de Ofir, y en mayo, los periódicos proclamaban que era `un vasto campo aurífero´. El 24 de mayo, un millar de buscadores cavaban y maldecían
jubilosos en las riberas del Summerhill Creek, y la carretera que cruzaba las Montañas Azules ocupada por una serpeante y lenta columna de hombres: oficinistas y mozos de establo, dependientes de tiendas y marineros, abogados y desertores del ejército, vendedores de ostras y jueces, funcionarios y pastores ex presidiarios, arrastrándose bajo el peso de tiendas de campaña, mantas, palancas, picos, palas, bateas y cazos precipitadamente comprados a precios desorbitados, que se encaminaban hacia la riqueza inaudita con las botas llenas de barro bajo las lluvias torrenciales del otoño australiano. Era como si se hubiera tirado del tapón y la población masculina de Nueva Gales del Sur se hubiera vaciado igual que una cisterna, lanzándose todos a buscar oro. Los periódicos de Sidney y Bathurst decían que los negocios se hallaban `totalmente paralizados […] paree haberse apoderado de casi todos los miembros de la comunidad una completa locura mental´ “.


Libro en suma apasionante que se lee de un tirón y recomendable tanto para horas a la luz de la mesita como en turnos de curro tranquilo y estancias hospitalarias. La excusa ideal para aprender algo sobre ese país que a todos no cae simpático, tal vez porque está en el otro lado del planeta con lo que se eliminan los prejuicios de vecindad, y una mirada de homenaje a quienes forjaron con su privación de libertad, los castigos con látigo y mil calamidades el carácter de una nación.

 Ideal para regalar a la suegra que cuando vea el tocho pondrá cara de haba, simulará que le gusta y de paso le mandamos el aviso de que cualquier día se la manda a las Antípodas con los canguros si sigue reprochándonos que subsistimos gracias la sopa boba de su pensión...
Que lo sepa.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 




                                                                                         



lunes, 25 de mayo de 2015

"Deporte sin porte", por F.O.Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

De cómo ir a ver un partido y terminar en la sede de tres

Definitivamente la última cosa que debe hacer un ser humano es confiar en un hincha del Oviedo, y no lo digo gratuitamente o llevado por el sentimiento de todo sportinguista de mandarlos a tomar por el culo, que viene a ser lo mismo que ver un partido en el Tartierón dicho sea de paso...

Todo empezó en el abrevadero habitual en horas nocturnas el pasado viernes cuando uno de los parroquianos, y compañero de trifulcas de los naipes, comentó la gran segunda vuelta del Lealtad de Villaviciosa y apuntó que era una jornada histórica para el Oviedo que se iba a jugar contra el Cádiz el subir a segunda e hizo cierto comentario con retranca sobre el Sporting de Gijón. No niego que me vendo temporalmente si ello garantiza beber de gorra y puesto que es del Oviedo no tengo remordimientos en engatusarle para que pague las consumiciones y llegue a casa tan mierdas que tenga bronca con su mujer, así que acepté su invitación de ir el domingo a la Villa, ver a los carbayones morder el polvo y celebrar otra victoria rojiblanca...

La cosa empezó a joderse por la mañana cuando el notas quiso ir a misa de doce. A mi me la suda si es un beato meapilas, así que me quedé a dar una vuelta por los alrededores. Lo cierto es que me dio la impresión de que en Villaviciosa tiran en su mayoría hacia el Oviedo porque en los cinco chigres que paré estaba toda la peña hablando de las jodidas elecciones y del partido de promoción a segunda de los eternos segundones. Pero entre culín y culín amorticé la botella de sidra ya que terminé consumiendo unas cuantas a cuenta de un tipo con una acreditación del PP...

Finalmente el tipo me invitó a darme una vuelta con él por los colegios electorales ya que era el encargado de llevar las bolsas de avituallamiento a los interventores, dándose la feliz circunstancia de que sobraban bolsas, y le sobraban ya un par de culines al notas. Y me ofreció una para almorzar mientras le esperaba en su casa donde iba a ver la Fórmula 1...

Almorcé a la sombra de una panera atrapado entre un meapilas en misa y un fanático de la fórmula 1 sorprendiéndome el volumen de las vituallas y lo pésimas para saciar la necesidad de ingesta para tener volumen. Sólo pude aprovechar el bocata de carne ya que la tortilla era algo incomible y los pastelitos chocolateados tenían ese saborcillo peculiar de lo rancio por haber pasado la fecha de caducidad...

Una vez despedido al formuloso con la promesa de pasar por la sede a despedirme y la oscura intención de pillar algo que echar al gaznate porque pensé que si daban esas bolsas de vituallas sus celebraciones debían ser la hostia en lo que respecta a efectivo de bebidas espirituosas para celebrar. Todo iba bien viendo el partido del Oviedo hasta que les metieron un gol...

¡Que lamentos! ¡Que cagamentos! ¡Que alegría oculta de verles morder polvo en el Tartierón!

Dejé al notas llorando y me escaqueé del chigre para buscar uno que conocí tiempo ha. Tengo mala memoria por tener buen alcoholismo en dosis terapéuticas y me fui por las calles de la Villa. Acerté con la calle porque tampoco hay tantas y entré en lo que parecía el garito aunque algo reformado. Aquello era una mezcla de jaima escocesa, comuna hippie y pafeto alternativo de los 80´s, como volver de Vietnam y ver en el aeropuerto a jóvenes con chapas de amor y democracia para el pueblo vietnamita...


Me cayeron bien porque se veía que tenían más luces y no le hicieron ascos al partido del Sporting, además tenían birras frías y pude averiguar que eran los de PODEMOS. Como un sextante en una chatarrería evité criticar a sus líderes y coreamos viva el Ché y viva la Pepa. Pasados los primeros minutos de sorpresa de todos mirándome por soltar tales consignas y con alguno a punto ya de soltar la pota, canté el Asturias patria querida, trasegué toda la cerveza que pude y me salí de allí antes de que me descubrieran el grupito de fans del Oviedo ya que me miraban con sospecha cuando me subí al sofá y propuse un brindis por la victoria que era de todos ante el Tenerife...

Trataba de buscar la jodida estación de autobuses y un sitio donde descargar orines sin molestar ni ser molestado, cuando encontré una especie de gallinero en el parque y tras soltar lastre dirigía mis pasos a la estación cuando vi un grupito tomando copas en la calle frente a un local.
Sólo entré por mirar qué coño era y era algo parecido a un funeral pero sin muerto presente. La oferta era variada y pude agenciarme un par de cubatas mientras mostraba mi pena para no desentonar. Al final era la sede de FORO que muy agotados debían de estar cuando celebraban sacar una concejalía como si se les hubiera muerto el gato. Se ve que no andan muy bien de cascos pero eran un grupo agradable y agradablemente me comí su comida, me bebí su bebida y me echaron cuando metía mano a las chicas...

Así que hacerme caso y si uno del Oviedo os invita a ver el partido, mandarle directamente a tomar por el culo porque de partido nada y de partidos quedé hasta los cojones, si no saben perder que no jueguen y si no saben ganar poco van a ascender.

Felicidades a los jóvenes, y no tan jóvenes, atletas del Sporting que al final es lo que importa: ganar aunque sea de penalti injusto y en el último minuto, que jode cuando te derrotan pero satisface cuando ganas.
¿O no?

F.O.R.
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 



theadversiterchronicle@hotmail.es