The Adversiter Chronicle

martes, 19 de mayo de 2015

ENTREVISTA AL PELAMANGOS


Entrevistamos hoy a otro de esos populares y entrañables personajes que nos acompañan toda la vida: el pelamangos. Utilizado como adjetivo denigrante, todos tenemos la imagen de un tipo vago en una isla pelando mangos todo el santo día, pero nada más lejos de la realidad. Descubrimos un gremio de artesanos a los que el sambenito que hace referencia a su profesión les provoca todo tipo de incordios, choteos y cachondeos que deben padecer en silencio y que con la crisis recesiva camino de una década es aún más utilizado por la sociedad para referirse a todo tipo de gandules, zangolotinos y chorizos sin olvidar a la clase política...

-¿Es usted un jodido pelamangos, ein?

-¡Lo soy y a mucha honra, Skizo´s! ¡A mucha honra! Llevo con orgullo mi profesión que posiblemente sea la más antigua junto con la prostitución, la guerra y la religión. Hemos contribuido desde los tiempos ancestrales, en que se empezaron a utilizar utensilios y herramientas que necesitaran de un mango para poder cogerlas y utilizarlas eficazmente, al desarrollo de civilizaciones y no se hubieran forjado imperios sin nuestro arte transmitido de generación en generación pero que desde hace casi dos siglos es sinónimo de vago, inútil con dolo, y sobre todo, de todo tipo de chusma que vive de trabajar en el alambre.

-Dedicaremos una entrevista a los trabajadores de ese sector de la metalurgia, el alambre, pero dígame, cómo afecta que decir de alguien que es un pelamangos a sus vidas, tanto desde un punto de vista cotidiano como profesional me refiero.

-Es algo horroroso y en muchas ocasiones incluso cruel. Desde un punto de vista cotidiano me encuentro desde la incomprensión de la administración pública a extremos de mis hijos sufrir acoso escolar y chirigotas de patio de recreo mofándose de ser hijos de un pelamangos, que no es culpa de los niños y niñas sino de sus progenitores, y porqué no decirlo, de los medios de comunicación.

-Dice que le afecta incluso en su trato con la administración pública...

-¿Puede imaginarse Skizo´s lo que es ir a una ventanilla para una gestión, que rellenes o respondas a la pregunta de sector profesional, decir que soy autónomo y cuando llega la hora de contestar oficio estallar la persona funcionaria de turno en carcajadas cuando no llaman a seguridad acusándome de colgao y cachondo mental inducido por sustancias psicotrópicas y termino en urgencias psiquiátricas escoltado por la policía? ¡Pero los impuestos que genero con mi profesión y que religiosamente abono todos los años sí que no se mofan y me los cobran puntualmente acusándome de impuntualidad cuando no lo hago! ¡Puede usted imaginar el calvario diario del estigma social que padecemos, puede Skizo´s!

-Me hago cargo al igual que creo que nuestros lectores y las lectoras fijo, que son más inteligentes que los machos alfa. ¿Cómo se hace uno pelamangos?

-Yo hice maestría y es una profesión con demanda ya que la industrialización para la peladura de mangos de utensilios en general no existe al 100%, se hace necesario un operario manual casi en cada parte del proceso salvo el torneado que ahora sí está plenamente robotizado. Hay que tener vocación, sentir interiormente la satisfacción de que el mango que pelas y pules lo mismo sirve a un plebeyo que a un cortesano, a un repúblico que un monárquico y a un antisistema o un sistematizado. La única competencia que tenemos son las cuberterías de plásticos y ahora mismo el sector, sus asociaciones de miembros, está planteándose estrategias para el nuevo juguete de masas que serán las impresoras en 3D domésticas y donde más de uno querrá hacer sus propios mangos.

-¿Cuándo se sabe que estamos ante un mango hecho por un profesional?

-Pues ahí tiene usted otro ejemplo del calvario social que sufrimos. Si hace esa pregunta a un Juan o Juanita Manzanas cualquiera le dirá que cuando se le pone delante a Rato, Bárcenas, la Pantoja, Luís Roldán o Juan Guerra por citar ejemplos ilustrativos, y alguno hasta lustroso, en sus maneras de defraudar económicamente a la sociedad de una nación. Usted tiene delante de usted un buen mango cuando lo coge y lo agarra, cuando nota la densidad de la perfección en su forma, en sus curvas y cuando finalmente se siente esa seguridad de tener el mango cogido como ilustra el dicho popular de “tengo la sartén por el mango” y válida para dictadores, jefes, matrimonios y cualquier otra clase de ejemplo que se le ocurra, Skizo´s. Un buen mango da al hombre fortaleza y placer a la mujer que lo coge entre sus manos. Donde esté un buen mango que se quite lo bailao, podría decirse hasta que a alguien se le ocurrió cambiar el sentido de la palabra, pelamangos, que no sólo define un oficio artesanal que perdura sino es una filosofía de vida totalmente opuesta al significado peyorativo que arrastra actualmente.

-Tal vez algún lector, las lectoras fijo, ven algo de proyección fálica en sus explicaciones como me está ocurriendo a mí...

-Porque la palabra y el objeto que define, el mango, se nos viene automáticamente a la mente como algo vigoroso, sexual incluso. Mire usted si somos importantes en la historia de la Humanidad. ¿Qué sería un mundo sin mangos?

-Posiblemente esa pregunta se la hicieron cuando algún ejecutivo de una multinacional textil propuso un mundo sin mangas, sin mangantes y sin mangoneo...
 

-Pues mire usted Skizo´s, nunca lo había utilizado pero permítame decirle que no es usted más que un hippy postmoderno y pelamangos.

-Me la pela, oiga.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 



 
 
                                                               

 
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario