The Adversiter Chronicle

viernes, 31 de julio de 2015

"El vecino de al lado", por La Araña


NO PUEDO PARAR
He tenido un sueño de unos y ceros. Creo que hasta he visto un dos...
¿Sí? El calor insoportable, el ventilador no funciona y yo me doy la vuelta...
Voy a pasar, ya van muchos, el verano en el pueblo. Lo detesto...
Desperté. Sí, desperté. Y descubrí que en este mundo hay que trabajar para ganarte el pan. Que papá y mamá no van a estar siempre ahí. (Mamá ya está sentada a la Mesa)
¿Y yo, que delito cometí? El que Dios perdona sólo al final...
Siempre intento cerrar mis artículos con un final redondo, pero algunas veces lo hago matemático...
Viaje a ninguna parte no tiene demostración.
La araña

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


 
 
 
                                                    
 

jueves, 30 de julio de 2015

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle

CÁMBIAME
Dentro del hedonismo que va calando en la sociedad emanando desde la juventud y su culto a estar guapo resultaba inevitable que surja un programa de estilismo o saber vestir, cosa que no tiene nada de malo puesto que hay personas humanas que por distintas circunstancias no se encuentran a gusto con su imagen y con su forma de vestir...


Uno, que sigue siendo inocente televisivamente hablando, encaraba el encargo de cubrir el artículo dedicado a la novedad más llamativa del verano en la programación de los distintos diales de “TELEMIERDA INC.” y además en una franja horaria difícil, entre el final de los matutinos y las noticias de las tres de la tarde donde la oferta se limita a series animadas para adultos, concursos de más o menos fortuna en la ruleta, noticieros autonómicos y estatales adelantados una hora y la propuesta de Tele5 que es Cámbiame.


Si no me pagaran por palabra, podría reducir el artículo a un escueto párrafo que dijera que estamos ante un programa para frikis con presentadora monona y tres frikis más que son estilistas para cambiar la imagen del afortunada o afortunado elegido por ellos para seguir siendo friki pero con estilismo...


Lo presenta Marta Tomé, que de primeras está de toma pan y moja porque le queda muy bien el pinta labios, sus facciones recuerdan a la Reina y el pelo le da un toque sexy muy estimulante. A medida que habla y según el ánimo con el que afronta la presentación hay algo en ella de falsete, de profesional que cumple su papel de presentadora pero como que no se cree muy bien el producto que presenta, pero reitero que resulta estimulante y queda tan colorida de colorete como el decorado falsete.


Luego tenemos al equipo de estilistas con esa efigie popeyera de
Olivia Popeye que una mirada detenida podría acusar de anorexia y donde la expresividad facial de registros variados que van desde la sorpresa hasta el pasmo pasando por la alegría sin desdeñar la tristeza. Yo la encuentro algo sobre actuada y en las ocasiones en que la he visto la mayoría de las veces parece más que actúa que ser ella misma, hablo de Natalia Ferviu


El segundo del trío es Pelayo Díaz que ora parece hetero ora parece no hetero. Ora parece bien vestido ora parece que no se sabe vestir o más bien definirse y que nos permita definirle a los demás. Pero el tipo, al igual que sus compañeras, termina siendo0 agradable al espectador siempre que sigas el juego propuesto.


La tercera en discordia, que es en realidad concordia, es Cristina Rodríguez, belleza madura de delirante estética, algo sobre actuada en la mayoría de las ocasiones, que cuando se pone el moño despierta oscuras pasiones de oscuro macho alfa, que cuando se escota terminaría por volver locos a los miembros del colegio cardenalicio que no sean pederastas...
En mi patético caso, logra en ocasiones que sienta repulsión y en otras estimulaciones eréctiles que ya creía perdidas...


En una primera fase vemos desfilar por una pasarela móvil a distintos especímenes donde entre el frikismo que son se pueden hacer tres grandes grupos: el de quienes van a contar una especie de monólogo más o menos ocurrentes y recurrentes que más bien parece que esperan captar la atención de algún productor o productora de programas para que les den una oportunidad de ganar dinero siendo graciosos.


En segundo a verdaderos traumas mentales que son pajas en realidad y que parece que no tienen otra cosa mejor que hacer que ir a hacer el canelo en la pasarela y si toca la flauta tener un minutito de gloria televisiva.

El tercer gran grupo es el de gente que realmente cuenta un problema que le afecta a la imagen que tienen de sí mismos, de esos en que realmente el aspecto estético sirva de complemento a una recuperación de un mal trago, esos malos tragos que nos vemos obligados a beber en nuestro periplo vital.


El problema es que tras varios visionados sigo sin entender tal criba porque no aparece un criterio claro de definir al afortunado o afortunada para cambiar de imagen, lo cual hace que veamos esta primera fase con ánimo de escarnio en estética ajena y terminemos cayendo en hacer apuestas con la parienta sobre a quién elegirán aunque la mayoría de las veces lo que esperamos es que alguno se hoste por la inercia de la pasarela o que la engulla en la mejor tradición china de las escaleras mecánicas...


La segunda fase del concurso ya elegido el sujeto o sujeta a esteticiar, consiste en asistir a
su supuesto proceso de cambio que es en realidad hacer la fantasía de la clase consumista obrera de ir a tiendas chic y que se pruebe cual Cenicienta distintos vestidos y vestimentas que no acaban de convencer a la persona interesada. En realidad es un acto de soberbia y orgullo de los estilistas que no desvelan en esta fase lo que van a hacer y terminan con la coletilla de “ya sé que te voy a poner aunque no sea de tu agrado” y demás de un extenso repertorio de naderías que buscan, reitero, que nos rindamos finalmente al talento del trío a la hora de ser asesores de imagen...

Hay que citar que en ocasiones sin llegar al final de la pasarela sí que en un pispás obran el supuesto milagro estético cambiando peinado con un secador, sacando una blusa que se lleva por dentro o simplemente cambiando de zapatos.

El momento cumbre llega con la entrada en plató del sujeto o sujeta ya estilizado estéticamente sin que falten plañideras lágrimas de emoción de familiares, parejas o allegados siendo el clímax la entrada sin que el sujeto o sujeta se hayan visto en el espejo en el proceso de metamorfosis estética.

Y es que la emoción o interés del espectador radica en los comportamientos hedonistas de los estilistas y el comportamiento y reacción del sujeto o sujeta ante su cambio mientras recibe aplausos y parabienes del público, expresiones y muecas de los estilistas que suenan a falsa emoción y sorpresa para terminar en una apoteosis de lágrimas del sujeto o sujeta que mientras llora de alegría parece que se pregunta cómo cojones peinarse, maquillarse y vestirse así en su rutina diaria.


La sensación final para el espectador es el axioma de que aunque la mona se vista de seda, mona se queda y el rimbombante envoltorio del formato termina siendo pasar el tiempo viendo frikismo antes de las noticias y sentarse a comer logrando ese efecto que buscan los formatos veraniegos que es un producto para todas las edades que hay menores en casa y que permite o bien echar unas risas o bien quedarse pasmado tras volver del curro tras ocho horas bregando y ver que hay congéneres que realmente están como una cabra pero ganan más en dos horas que uno currando ocho y casi todos los días.
 
Formato agradable pero que no deja de ser una muestra más de ese hedonismo inducido por el consumismo y ese preocupante culto al cuerpo y estar guapo de una juventud ya algo talludita que termina empapando a todas las clases sociales que consumimos televisión y cuya virtud como bien general es que permite a anónimas personas sentirse el centro de atención aunque personalmente sigo pensando que más allá de verdaderos motivos estéticos, que los hay en muchos casos, el mejor estilista es nuestro espejo y nuestro gusto pese a que
 antes se ponía uno guapo para intentar ligar y echar un casquete y ahora se lleva echar un polvo para decirte lo guapo que estás...

Si no me creen, vean el programa, y luego, hablamos.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 
 
 
 
 
                                                                  


miércoles, 29 de julio de 2015

"Un miércoles...un poema", suplemento poético

 
PÉTALOS DE FLORES
No hago otra cosa
que perseguir
aquellas hermosas flores
que acariciaban mis cabellos.

Llevo su olor impregnado
en cada poro de mi piel,
el aroma de aquellos besos furtivos
que como un niño travieso dibujabas
sobre mis labios,
derramando esos pétalos perfumados.

Hoy nos miramos en silencio,
recordando aquel pasado,
siempre querido
y jamás olvidado.

Cómplices del destino,
tu tierna mirada me sonríe
sabiendo que ahora tus besos
deben dirigirse a mis sonrosadas mejillas,
mas, sin poderlo evitar,
tus labios rozan los míos,
y saltándote convencionalismos
los posas suavemente en la comisura
de mi sorprendida sonrisa,
dejándome la fragancia
de aquellos pétalos perfumados.
Ana
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 

 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                        



martes, 28 de julio de 2015

Aspectos estéticos de la retirada del busto de D. Juan Carlos I en los ayuntamientos


Con la colaboración de Waldo Meroyké, asesor de estilismo en campaña, en exclusiva para
The Adversiter Chronicle

Anda revuelto el gallinero político y tertuliano con el tema de la retirada del busto de D. Juan Carlos del ayuntamiento de Barcelona y su efecto en el resto del Estado donde asistimos a que, dentro de los márgenes legales, haya un baile de busto para aquí, busto para allí...
Para aclararnos la cuestión hablamos con Waldo Meroyké, asesor estilístico en campaña, que además ha patentado el rotobusto donde la tecnología se pone al servicio de la sensibilidad política.

-Saludos de nuevo Waldo, a quien ya tuvimos la oportunidad de entrevistar recientemente ( http://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2015/04/entrevista-waldo-meroike-asesor-en.html ), para que nos aclare un poco las neuronas y de paso hablar de su invento. Waldo, ¿es una provocación retirar bustos según quien gobierne, ein?

-Para nada, para nada. Más bien todo lo contrario por cuanto es síntoma de salud democrática ya que si un busto está décadas, y me refiero siempre a bustos de jefes de estado, es síntoma de inmovilismo y, por otra parte es legal, así que desde un punto de vista estético no es ninguna provocación salvo que alguien se sienta provocado que no deja siempre de ser una cuestión de gusto político, Skizo´s.

-Distingue usted tres arquetipos en el procedimiento de retirada de bustos Waldo...

-Tal como explico en mi libro “Del busto al basto”, publicado hace ya más de una década, pueden catalogarse los procedimientos en tres clases, libro ahora mismo de rabiosa actualidad pero que ya anticipaba estos barros. El primero sería el modelo aplicado en Barcelona de retirada del busto del pedestal para terminar directamente en una caja anónima que terminará en alguna dependencia para dormir el sueño de los justos.

-Este procedimiento es uno de los que levanta mayor indignación, no ya sólo desde un punto de vista político, también estético...

-Este procedimiento de retirada ha de verse como una performance, una representación teatral de puesta en escena. Si además se cuenta con los comentarios de los operarios que surgen espontáneamente y que tratan de, aún siendo profesionales, de hacerlo de la forma que más agrada en ese momento como ocurrió en el ayuntamiento de Barcelona.

-¡Jejejejejeje! La verdad es que los dos operarios con la papeleta de la retirada del busto ha sido antológica Waldo.

-Pero es el sentimiento de la gente común en una texitura de nueva formación mandando en la alcaldía: que todo pase rápido y se pueda volver a la reconfortante rutina. Es evidente que desde un punto de vista estético la actuación de los operarios dejaba un poco que desear pero, ya dije que es una cuestión de gusto político y no estético, seguro que expresaba el sentir de muchos ciudadanos pese a que en el caso de los operarios fuera motivado porque el busto da la impresión de pesar bastante y no deja de ser en suma una alteración con cámaras y micrófonos de su reconfortante rutina laboral diaria.

-El segundo procedimiento es el seguido en Galicia donde no hay retirada de símbolo del anterior Jefe del Estado pero ya no está donde estaba...

¡Éste me encanta, me encanta! Tiene motivaciones estéticas sin menoscabo de la política y algo de retranca con un refinado sentido del humor y la rabia e indignación que produce es de implicaciones estéticas y espaciales...

-¡Redios Waldo, nunca pensé que quitar símbolos tuviera tantas implicaciones!

-Es lo que le decía anteriormente de que el inmovilismo en los bustos acaba atrofiando la estética. Si el modelo Barcelona peca de basto y ordinario en la liturgia de la retirada, el modelo gallego tiene una motivación estética por cuanto busca un cambio a la visualización y espacial porque se altera el espacio simbólico de importancia. Es evidente que el Jefe del Estado presida el lugar noble del salón de plenos con la foto o busto detrás y por encima de la poltrona alcaldesa. Pero es legal y estéticamente estimulante que no esté ahí concretamente
aunque siempre habrá mentes obtusas que vean una grave provocación donde sólo hay un pequeño choteo como es cambiar a un monarca por un anarquista, pero está genial desde un punto de vista estético aunque desde un punto de vista político parezca una ofensa, es este procedimiento más agresivo que la caja de cartón.

-¿A qué se refiere con esto último, Waldo?

-Un busto en una caja de cartón despojado de toda solemnidad es crear un mártir, un símbolo que puede usarse como ídem político para atacar a quien lo ordena y a quienes lo secundan. Lo más sencillo y honroso es el método del cambio de sitio dentro del pleno donde las defensas en contra se ven menguadas puesto que no se retira y sólo se altera su presencia.

-Pues llegamos al tercer procedimiento de retirada de bustos que cita en su libro y que se basa en su invento del rotobusto...

-Tras estudiar la retirada de símbolos en la Transición española y en la Europa del Este y Rusia tras desintegrase la URSS, llegué a la conclusión estética de que la misma podía ponerse al servicio de la política usando la tecnología que he diseñado aunque de momento sólo es posible con bustos y no con cuadros y fotos. He traído un prototipo para verlo mejor...

-¡Esto es un frutero giratorio Waldo!

-¡No sea gañán, Skizo´s, no sea gañán! Es una plataforma giratoria mediante mando a distancia con seis espacios para otros tantos bustos. El artilugio queda oculto para el observador salvo el busto que en ese momento ocupa el espacio para ser visto mientras los otros cinco quedan como digo ocultos a la vista. ¿Que hay cambio de jefatura? ¿Que hay visita al consistorio de alguien que merece un busto por protocolo? ¿Que el nuevo equipo de gobierno no le gusta el careto del busto y desean poner otro? Pues para todas estas situaciones y otras que puedan llegar, se aprieta el botón de giro hasta detenerse en el busto adecuado, apropiado u deseado. Además el ruido del motor giratorio es apenas audible.

-Hombre, en el caso de España que existan seis huecos u espacios es muy útil dado nuestro natural carácter a encabronarnos entre nosotros, pero me pregunto Waldo si, con las debidas modificaciones, podría hacerse lo mismo con el busto de la parienta para en un momento dado darle al botón, y aún siendo la parienta de siempre, que le cambie el busto...

-¡Es usted un gañán, eso es lo que es, majadero!



The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 


theadversiterchronicle@hotmail.es