The Adversiter Chronicle

lunes, 25 de abril de 2016

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Babayos de chigre, panadera en Barcelona y mamoneos con La Roja de baloncesto
Definitivamente algo huele a podrido en la afición sportinguista, culpa del mandamás y las marionetas, tras dos décadas de decadencia, pufos y adversidades económicas. La semana pasada, entre semana, el Sporting tenía una cita en El Molinón contra los sevillanos, nos jugábamos seguir vivos en la competición y mantener las opciones de permanencia...

Acudí a un abrevadero donde sintonizan previo pago la transmisión televisiva de los partidos, tal vez es que el abrevadero era nuevo, por pequeñas discrepancias con mi  chigrero tuve que emigrar temporalmente, o tal vez que los parroquianos sean catalanes emigrados, pero por culpa de dos babayos el chigrero dejó en pantalla el bolo del Barça con el Depor. Puedo admitir que el consumismo deportivo induce a que Barça y Real Madrid acaparen por inducción subliminal los corazones del vulgar de los aficionados, pero hay que tocarse los cojones que antes de apoyar y ver al Real Sporting de Gijón en la ciudad de Gijón se pida a los chigreros que pongan otro partido.


Me sentí mal, los catalanes golearon sin piedad y el partido carecía de interés porque el interés y la emoción estaban en El Molinón...
¡Que bajo hemos caído! ¿De verdad merecemos estar en Primera cuando en la misma ciudad los chigres no ponen el partido a petición de los parroquianos?

Hubo un tiempo en que si un parroquiano solicitaba que se cambiara de canal, no digo cambiar de partido, el propio chigrero le echaba del local tras anunciar a los presentes la presencia de un babayu y seguramente el altercado saldría al día siguiente en la prensa. Si Carantoña resucitara y viese hasta dónde ha llegado la decadencia de la afición, que va a los partidos o los sigue en la tele, que presumen de afición pero debajo de la ropa llevan camiseta blaugrana o merengue, dedicaría un artículo sobre nuestra decadencia y adoración blasfema a otros colores que no fueran los rojiblancos o templos que no fueran El Molinón.

Ganamos al Sevilla en el que puede ser uno de los partidos más importantes de la temporada sólo por detrás del lance que nos mantenga o nos haga descender. Lo del último partido contra el Barça y la panadera de seis goles que nos metió, sólo demuestra la diferencia de competitividad de la Liga española aparte de que salimos entregados de antemano. Y ya me repatea el buen rollito entre Abelardo y Luís Enrique tras los partidos donde parecemos el pariente pobretón que visita al pariente ricachón donde nos lleva de visita por la ciudad, nos invita a comer en un garito y finalmente nos dice a las claras que aún hay diferencia de clases.

Seguimos en la competición aunque a priori pintan bastos, pero me pregunto si nos merecemos ya no estar en Segunda, sino existir cuando nosotros mismos no apoyamos ni sentimos de verdad la afición. Es una sensación amarga, de tristeza y melancolía porque hubo un tiempo en que el Sporting era el equipo de Asturias, ahora parece que Madrid y Barcelona son los equipos de los asturianos, que se dejan sus buenos aurelios en periódicos y tertulias deportivas donde la cosa es cosa de dos y el resto que les den. Será difícil recuperar la dignidad cuando la afición la pierde en los chigres y abandona antes de tiempo las gradas para ir a consumir y aumentar la cuenta corriente de equipos ajenos...

Termino con los mamoneos con La Roja de baloncesto que es amenazada con no participar en las Olimpiadas de Río de Janeiro. No me interesan los detalles mercantiles de tal amenaza, aunque los hay, pero me parece ridículo que La Roja se haya ganado el pasaporte quedando campeona. No diría nada si fuéramos un equipo ramplón pero es delirante que una selección campeona y con merecimiento propio para estar en los juegos, sea desclasificada a causa del vil metal y no por deméritos deportivos que conllevan sanción...

Así que a sufrir jornada a jornada aunque queda el consuelo del desmadre ovetense que ven esfumarse a cada partido el sueño de ascender que parecía posible hasta que su entrenador pegó la espantada, pero son cosas de Carbayolandia que siempre animan el alma los lunes.

Felicitar también a Villaviciosa y sus gentes que con motivo de la visita del Santander hicieron gala de buenos anfitriones y lugar digno de volver a visitar, afición que tuve la suerte de vivir en su tiempo en la ciudad y que ahora casi no reconozco por culpa de babayos consumistas de productos deportivos que prefieren ver a otro equipo antes de ver al Sporting dejarse el pellejo por parte de sus jóvenes y no tan jóvenes atletas del once local pero que cada vez lo es menos para los lugareños...

El consuelo que los babayos eran todos matusalenes, pero aumenta el pecado de su traición porque fueron testigos de la época de gloria...
¡Vergonzoso!
F.O.R.



The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 
 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario