The Adversiter Chronicle

lunes, 18 de abril de 2016

"Días de vinilo y cassete", suplemento musical cutre


Con la colaboración de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

DELILAH (1968)

Aunque Tom Jones ha de tener su propio artículo, traigo hoy una de esas canciones eternas para millones de seres humanos y que pase el tiempo que pase desde su lanzamiento siempre estará en nuestra mente porque posiblemente forme con el Asturias patria querida ese par de canciones que inevitablemente se acaban cantando al final de saraos, celebraciones y fastos nocturnos con nuestros compañeros y amigas de farra o nos surgen en nuestro pensamiento en el momento menos inesperado...

Una canción se vuelve eterna por diversos motivos, desde la letra a los arreglos pasando por el artista o la artista que la interpreta. Por alguna razón, nuestra mente encuentra acogedora la letra y el ritmo termina por hacerte cimbrear como un bambú azotado por una suave brisa, de estribillo machacón que deja de ser tal porque somos capaces de recordarlo y fácil de comprender para hablantes de otras lenguas ajenas a la inglesa.

En el caso de esta canción, es el canto del cisne de un tipo de canciones que acabarían eclipsadas en los años posteriores por los sonidos de discoteca y luego la llegada del tecno pop, pero Delilah condensa lo mejor de una época musical. Sus arreglos orquestales, desde los timbales a los violines o esas trompetas de mariachi, engarzado todo ello por la sugestiva voz de
Tom Jones nos llevan a un estado onírico consciente que logra que los machos alfa admiren igual que las féminas la canción, tal vez porque al escucharla todos tenemos una Delilah a quien cantar, ñoños y lamentos, cierto, pero la canción logra engancharnos más aún en lugar de aborrecerla como sucede con canciones aspirantes a eternas pero que necesitan de tiempos espaciados entre escucha y escucha porque nos satura...
Delilah nos deja con ganas de que siga sonando y no pare.

Por otra parte, Tom Jones siempre fue un producto rentable para la industria, es un tipo que ha vendido más de cien millones de discos en todo el mundo, y aunque el estilo que le hizo popular y dio lugar a la canción fue decayendo, siempre ha sabido reinventarse a sí mismo sin menoscabo de su gancho para las ventas. Un artista, un cantante, con legión de incondicionales pero también capaz de atraer consumidores del producto que siempre le conceden el beneficio de la duda mientras que el resto de similares quedan constreñidos a sus fans. Habitual de la pequeña pantalla en especiales navideños y programas de entretenimiento, lejos de convertirse en una anécdota vio recompensado sus méritos con el título de Sir y su último trabajo en 2012 sólo aumenta su leyenda y es capaz de sorprender a las nuevas generaciones digitales...

Canción que siempre escuchamos al menos una vez en la vida y homenaje este artículo a un artista que ya es eterno. Posiblemente tras escucharla te pongas ñoño, tal vez acabes tarareándola sin saber porqué y tal vez hasta te sorprendas de que una canción de los 60´s del pasado siglo la sientas y te haga sentir como si hubiera sido grabada ayer recomendándola a tus amistades, pero si no sufres todos esos efectos secundarios, si inevitablemente no terminas recordando un rostro y si finalmente los arreglos orquestales no ponen tu sensibilidad musical en dimensiones desconocidas, pégate un tiro o tírate desde un doceavo piso porque eres tan insensible como si estuvieras muerto...



The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                   




No hay comentarios:

Publicar un comentario