The Adversiter Chronicle

lunes, 11 de abril de 2016

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

PODEMOS: ¿PUEDEN?

Mientras siguen las dilaciones hasta que alguien le manifieste al señor Rajoy que por el bien de España debe sacrificarse políticamente, asistimos al circo de reuniones entre partidos que, la verdad, resultan tragicómicamente surrealistas a ojos del ciudadano puesto que cacarean, manifiestan y amenazan antes de reunirse con las cámaras y micrófonos delante que no habrá coalición y sólo logran aumentar esa desasosegante sensación que sufre el electorado aumentando la inquina hacia los partidos y los políticos que ambos extremos venden como regreso a julio de 1936 unos y como el momento de una revolución social que venden los otros.

Pero la pregunta es si PODEMOS puede o quiere hacer lo que proponía y que hizo soñar a gran parte del electorado que, sin renegar de sus convicciones y preferencias políticas, podría surgir un cambio y reformas en las formas y maneras como listas abiertas, democracia interna de las formaciones políticas y promoción política en base a méritos y no en base a puestinos que se agradecen más tarde haciendo la vista gorda...

Resulta evidente que PODEMOS como formación política no es la misma que PODEMOS como fuerza política social. Tras las últimas elecciones europeas Pablo Iglesias y su politburó creyeron que era el momento de alcanzar el poder aprovechando la efervescencia de las sentadas, el éxito electoral y sobre todo el hastío del electorado entre corrupción e incompetencia, cuando no ambas, de la clase política, porque en la misma pasa como con la fruta: puedes ver una cesta o mostrador de hermosas piezas que si una está podrida, aunque no contagie al resto de piezas, sí espanta el apetito del consumidor eligiendo de otra fruta...

PODEMOS ha fracasado en su objetivo de alcanzar el poder y la historia de este tipo de movimientos enseña que si se falla al primer intento aprovechando el aturdimiento social, por la crisis económica en este caso, ya no se logra porque a medida que desaparece el vector de descontento las personas vuelven a la normalidad y tratan de prosperar, un parado será votante potencial de PODEMOS hasta que logre reincorporarse al mundo laboral y tener unos ingresos por su trabajo que le permitan vivir el sueño consumista que marca los primeros pasos de la revolución digital que vivimos actualmente.

La gran innovación de PODEMOS, que no fue otra que abrir las sedes a la ciudadanía, permitirles participar en debates consultivos con la falacia de que tendría poder ejecutivo, ha quedado anulada a medida que sus dirigentes espantaban a los votantes de primera hornada que provenían de todo el espectro político y poner de ejemplo de revolución social y socialismo eficaz que corrige los errores de la antigua URSS en el Estado Bolivariano de Venezuela; Bolívar seguramente renegaría de tal bolivarianismo y se iría a retozar antes que embarcarse en tal experimento político...

El gran error de Pablo Iglesias, uno de un puñado, es afirmar que la Transición fue un error. Que lo diga un hijo del consenso político, y sus posteriores beneficios
democráticos, es perdonable porque son una generación que crecieron en libertad y educados en valores democráticos que hace que una vez adultos piensen por sí mismos, pero afirmar tal absurdo es insultar a muchos votantes porque aún viven quienes vivieron la época. La Transición fue consenso y acuerdo político que tuvo el precio de que no se hicieran purgas como se hizo en las democracias europeas tras la derrota del fascismo en 1945, y el señor Iglesias y su politburó lo saben sólo que no lo dicen y prefieren vender a las generaciones de votantes nacidas en democracia que la Transición es un error.

Tampoco la clase política y partidos tradicionales ha estado a la altura limitándose a demonizar, tertulias y debates de aves de corral pero sobre todo no hablan de listas abiertas y democracia interna. No voy a citar datos de todos conocidos de corruptelas a diestro y siniestro, sólo citar el caso del PP en el Principado de Asturias donde en el censo de militancia figuran desde tránsfugas al falso mesianismo del señor Cascos a difuntos con años de antigüedad. El pato lo pagan las juntas locales, como es el caso de Gijón, mientras los verdaderos culpables siguen disfrutando de bienestar político y sus ejecutores recompensados con puestinos en Congreso, Senado...

Otro error es acusar a Pablo Iglesias y su politburó de mercenarios a sueldo de Irán pero se omite que en el otro extremo tenemos subvenciones vaticanas que tratan igualmente de ejercer influencia y que resulta tan nocivo para la democracia como las ínfulas mediáticas de los dirigentes religiosos iranís. ¿Hay diferencia entre unos y otros? La única importante es que unos se financian con petróleo y otros, que también algunos de los unos, lo hacen con la religión.

El último acto de Pablo Iglesias y su politburó es decir a su militancia que si no rechazan, que es aprobar la conducta de sus dirigentes en las negociaciones, el pacto, se irán. Es la consabida amenaza que tanto se ha dado en la historia parlamentaria española de `o yo o el caos´ logrando que los dirigentes de PODEMOS se igualen al dictador Franco...


PODEMOS ya no es una consecuencia natural del descontento, se han convertido en un partido político de dirigentes leninistas que consideran que el mundo sigue igual que en el siglo XX, lo cual es perfectamente válido en democracia, pero si sólo han conseguido buena representación mediante los votos y amenazan a sí a los suyos, qué sería del Juan y Juanita Manzanas que no comulgan con sus decisiones ni su credo de alcanzar el poder...

¿Purgas como las realizadas a nivel político desde la gloria de las elecciones europeas y sencillamente ignorar y ser objetivo de impuestos a quienes no les voten ni se afilien?


Una vez más, como suele suceder en política, los dirigentes no están a la altura de quienes les otorgan su confianza en las citas electorales y se hace ya necesario que los barones, la UE y el Rey le digan al señor Rajoy que es él quien debe dejar paso porque, al igual que a Felipe González en su tiempo, la ciudadanía ya relaciona su poder político con la corrupción que campeaba en el PP.

Mas los culpables de su retiro forzoso no será PODEMOS, que no pudieron, ni el PSOE y ni siquiera los afiliados, simpatizantes y votantes, son los Esperanza Aguirre y los Rita Barberá que no
sólo no se van asumiendo la carencia de su liderazgo para evitar la corrupción sino que siguen y además vacilando al personal con peregrinos argumentos
para seguir en política y que ha salpicado hasta teñirle al señor Rajoy como capitán del barco...

El resto sólo es pan y circo que proporciona buenos réditos a mesías independentistas, demagogos que buscan el puestín y chorizos camuflados, así de simple y así de complicado.

 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/




 
 
 
                                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario