The Adversiter Chronicle

sábado, 23 de abril de 2016

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre

Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

¡POR FIN BUENA MIERDA EN SÁLVAME DELUXE!
 
Ya era hora de ver buena telemierda en el paladín de la misma: Sálvame Deluxe. Porque lo cierto es que la extensión nocturna de los viernes del formato semanal en la tarde, había entrado en una decadencia absoluta con un Jorge Javier desconocido desde que se multiplica en sus oficios y le da por hacer terapia psicológica con los entrevistados o, peor aún, de repente irse por peteneras, sin acidez para engañar al entrevistado, sin sagacidad para tirar de la lengua y escandalizándose de los contenidos de un formato del cual él fue partícipe creador y maestro de ceremonias sin parangón, pero descafeinado y cargante desde hace casi dos años...

Al final, todo gira sobre los famosetes y aspirantes de famosillos excedentes de la versión semanal, distintos concursos de tele realidad, burdas caricaturas semanales de lo que era el programa. Añorando la buenas mierda en directo y el único estímulo de ver muslamen o como se va alborotando el cardado de la Patiño que va patiñando a medida que pasan las horas, polígrafos absurdos de cantamañanas con sus cinco minutos de cámara soltando insultos a la inteligencia por la mala vocalización o la cortedad de su vocabulario por no hablar de la dificultad para procesar las preguntas si éstas contienen frases compuestas.

Pero por fin el pasado viernes tuvimos un programa con buena mierda pese a los malos augurios del comienzo con un inefable y carpetovetónico mental del Bertín Osborne, un tipo para el cual llamar mariquitas a los no heteros no sólo es digno de hacer chistes sino algo natural. Pero dejando aparte intimidades mentales de un tipo que está en la cresta de la ola por su programa en la pública y que se cambia a la púbica en lo que puede ser un estrepitoso fracaso por la diferencia de consumidores de las cadenas, al final acabará donde le corresponde a su mentalidad: en Canal 13 presentado las películas de Paco Martínez Soria o reposiciones de Balarrasa, porque no acabamos de verle triunfando con sus entrevistas en el dial Tele5, dicho queda.

Dejando aparte al Bertín, teníamos al vencedor moral, que no de los votos, de la versión VIP de Gran Hermano, el empático para el consumidor televisivo del Carlos Lozano. Sintetizando la historia puede decirse que el asunto trata de un presentador televisivo desparecido de la pantalla tras una época de gloria y popularidad que entra al concurso de fisgar, por el trayecto vital fue pareja y tuvo una hija con Mónica Hoyos, una tipa algo neurótica que se dedica a tocar las bowlings y chantajear emocionalmente al presentador cada vez que tiene ocasión además de, aparentemente pero tan evidente que hasta alguien como la petarda de Belén Esteban se ha percatado, amenazarle veladamente con represalias en forma de boicotear las comunicaciones telefónicas entre padre e hija.

Por si fuera poco para la neurosis de la Hoyos, el Carlos se lía con una peruana treinta años más joven que él y de cuya relación se enteró antes la hija que la ex-, motivo de reproche al padre que se debe morder la lengua y soportar la castración, psicológica, mientras la Hoyos suelta paranoias. Pero ha sido un espectáculo fabuloso ver a la Hoyos suplicar que el Carlos retirara y callara la boca a los colaboradores manifestando que no era mala madre ni utiliza a su hija para salir en la tele... ¡Pero nadie dijo, manifestó, insinuó o simplemente pensó que fuera mala madre salvo en su mente, algo fantástico ver una neurosis en vivo y en directo como no catábamos hace años!

Lo de utilizar a su hija tuvo su colofón cuando los colaboradores destaparon que mientras que el padre encuentra obstáculos y es acusado de difamarla, la madre pone al teléfono a su hija con colaboradores, que fueron discretos pero Patiño nos deleitó sacando su nervio dormido, congestionándose en el alegato de la acusación y finalmente totalmente alborotado el cardado, sensual y sentada tras su ataque de furia a una Mónica Hoyos que cuando le interesa no oye lo que le dicen por las malas comunicaciones y cuando oye no deja escuchar con sus argumentos desquiciados y repetitivos, pero algo fabuloso, mierda de primera que promete tener continuidad.

La única nota estridente fue como siempre la berrona cuando habla de la Belén Esteban aunque ya estamos acostumbrados a sus crestas y valles pero a la que por fin le cortan el rollo o como ayer, simplemente le dicen que se calle. Pero felicitar a Tele5 y animarles a que sigan en esa línea a ver si reflota el programa, porque aunque estamos felices por recuperar sensaciones, la mierda de los Matamoros ya satura, las paquirrinadas de Paquirrín empachan y los bollos que se monta la Bollo o la Rosa Benito son cansinos y no dan más de sí.
¡Queremos mierda, mierda, mierda!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 
 
 
 
                                               

 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario