The Adversiter Chronicle

sábado, 30 de abril de 2016

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Supervivientes 2016
(o el frikismo como virtud elevada a rango televisivo)

Comienza una edición más del formato de supervivencia que es en realidad limitarse a fisgar como distintas personalidades más o menos peculiares se arreglan para convivir pasando incomodidades tales como dormir al raso, comer lo mínimo, carecer de la confortabilidad que proporciona el consumismo, de cachivaches digitales o no poder maquillarse ellas y maquillarse muscularmente ellos...

Pero deben permitirme ustedes que no me explaye en describir a los concursantes de una tacada, prefiero ir desmenuzando el concurso a medida que transcurre el mismo porque, y no voy a engañarles, despacharía el asunto en esta primera crónica y me dedicaría a cosas más interesantes, pero lo hago por dinero, que escribir sobre documentales de la invasión de la abeja africana puede que interese más pero no pagan por ello...

La dinámica es de sobra conocida en esta primera fase del programa: dos equipos repartidos según ganen o pierdan pruebas en una orilla de playa de mierda a priori y otra orilla de playa donde viven cebados y confortables como los cerdos para cría de engorde en granja industrial. Deben nominarse entre ellos para ser expulsados y cuando esto sucede en lugar de volver al hogar son depositados en soledad en otra orilla de otra playa donde si el público lo decide son expulsados, esta vez ya definitivamente.

No faltó el numerito de arrojarse al agua desde un helicóptero, pero esta edición y
supongo que debido al alto número de concursantes con prótesis mamarias y el riesgo de que reventaran si el gochazu desde la aeronave al agua fuera muy bestial, el salto se realizó desde una altura ridícula que los jóvenes solventaron sin dificultad ninguna y el resto estaban ora acojonados ora atribulados ante la tesitura del salto, pero aparte de gastar combustible en vuelo estacionario, los saltos fueron anodinos y sin descalabrarse porque era imposible a esa altura como dije antes.

Destaco en esta ocasión tres concursantes que son reflejo del frikismo como virtud, sin renunciar a su significado de persona extraña y pintoresca para los parámetros sociales aceptables para el sistema y aceptados por la ciudadanía elevado gracias a la telemierda a rango televisivo. Porque ahora ser friki puede ser la oportunidad de ganarse unos dineros que no se pueden ganar en trabajos como Dios manda porque nadie contrata un friki salvo empresarios de ocio nocturno y productoras televisivas que saben que nos encanta a los comunes de los mortales ver y reírnos, si nos dejaran hasta apedrearlos haríamos, de quienes catalogamos de diferentes o distintos. Hemos avanzado en no denigrar ni convertir en parias a las personas que tienen minusvalías o nacen discapacitados, pero ahora la válvula de escape a nuestra innata capacidad de crueldad es regodearnos fisgando en las vidas de estos personajes frikis para poder decirnos que bien y cojonudamente somos comparados con los y las frikis...

La primera que me llama la atención ha sido también la primera en ser expulsada, tras ser nominada por el 100% de sus compañeros de equipo, una mujer que estéticamente trasciende tal hecho para ser, seguramente, lo más parecido que encontremos al ser humano en una civilización de otro planeta. Se cree y ve como artista, como cantante de canciones absurdas y gorgoritos lamentables. Mujer que causa hilaridad y perplejidad tanto a machos alfa como féminas. Para ellos es ese oscuro objeto de deseo inconfesable, de afirmar a la parienta que es un monstruo pero fantasear con ella en las duchas del vestuario con los compañeros de trabajo...

Otro ejemplo de frikismo es alguien de quien hemos seguido su descenso a los infiernos de la infelicidad, de lo jodido que es ser no hetero cuando tu sensibilidad es desgarrada por quien amaste, de pupas que nos reconforta porque el sufrimiento ajeno es reconfortante y siempre queda el reproche de pensar que su desdicha es castigo del Señor, pero donde la realidad es que vemos una persona infeliz, algo desquiciado que su inseguridad aumenta y distorsiona, pero rentable para la cadena: Víctor Sandoval, que tiene miedo a nadar, a no tener qué cenar y que no acaba de aceptar que para comer hay que pescar. Es imposible odiarle y es posible hacerlo cuando habla y habla lamentándose de sí mismo sin darse cuenta que ahora es un friki y es rentable, tal vez si un día se percata vuelva a disfrutar de la vida de friki sin añorar la anterior de periodista...

Por último destaco el frikismo de Yola Berrocal que piensa que sus sobredimensionadas tetas atraen y puede llegarse a entender que cada uno y cada una están en su derecho de
ser estéticamente felices, pero son prótesis desorbitadas y no pechos femeninos que es lo que de verdad atrae la mirada de un macho alfa. Porque a Yola terminas admirándola por su capacidad de soportar carros y carretas gracias a su simplicidad intelectual aparente que terminas descubriendo como una filosofía de vida y fabuloso medio de adaptación, aunque a ojos profanos sólo resulte una mezcla estética de Ana Obregón y Leticia Sabater con sistema cerebral mono neurona, pero así podemos reírnos, consolarnos con sus extravagantes peculiaridades y asombrarnos de que gane formatos de convivencia...

De lo ocurrido estas primeras jornadas termino pronto: el derrumbe previsible de Mila y que una semana ha estado en playa mierda el equipo agua y ahora está tras perder la prueba semanal el equipo fuego. Para saber más les recomiendo que vean el concurso porque lo que les contaría ya lo cuentan otros y me llamaría la atención la jefatura por plagio, así que lo dejo por hoy porque esto dura tres meses y no es cosa de descubrir, ya, todo el género...
Pero que conste que nos está invadiendo la abeja africana.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 

                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario