The Adversiter Chronicle

martes, 17 de mayo de 2016

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: IFNI, 1957-1958 – la prensa y la guerra que nunca existió -
Autor: Lorenzo M. Vidal Guardiola
Editorial: Almena Ediciones
Edición: Primera edición, 2006

Hay dos importantes motivos para leer el libro que traemos hoy: por un lado conocer sobre uno de esos conflictos olvidados, de los llamados de baja intensidad, que tuvo lugar entre 1957 y 1958 entre España y Marruecos en plena época de descolonización y donde el régimen del dictador Francisco Franco tuvo que lidiar la última guerra colonial de España por el territorio de Ifni; por otro lado calibrar la calidad de este tipo de obras, que si bien tienen tradición en el mundo anglosajón, hasta hace relativamente poco tiempo el mundo hispano carecía de este tipo de literatura...

La historia que narra es apasionante, en ocasiones sorprendente y por último para darnos cuenta de hasta qué punto un gobierno puede engañar a sus gobernados y sacrificar vidas por mantener las apariencias. En 1957 el régimen franquista respiraba aliviado por los acuerdos con EEUU tras superar años de aislamiento internacional tras el fin de la II Guerra Mundial. En Marruecos el sultán construía un Estado tras lograr la independencia de la metrópoli y alentaba a las bandas armadas que hostigaban a las fuerzas españolas una vez que la hospitalidad para con ellos por parte de las autoridades ya no interesaba tras derrotar a Francia.

Entre ambos, unos EEUU que una vez logrados sus objetivos estratégicos en España miraba ahora a Marruecos para lograr bases militares y asentarse en la zona y obligando en los tratados de cooperación y amistad con España a que sus FFAA no utilizaran material bélico americano contra el reino de Marruecos, lo que obligaba al régimen franquista a enfrentarse con un Ejército mal pertrechado y obsoletamente armado mientras sus antagonistas marroquíes contaban con la fuerza suficiente para contrarrestarlo gracias al material norteamericano y de la propia España logrando arrebatar todo el territorio salvo la capital Sidi Ifni que, finalmente, sería devuelta a Marruecos diez años después y la guerra caía en el olvido colectivo de una sociedad sometida a la censura informativa por la dictadura de Franco.

Lo malo es el estilo del autor que siguiendo el hilo de las noticias aparecidas en un periódico de Alicante a lo largo de la guerra de Ifni no aporta documentación alguna como cables entre embajadas o actas de reuniones, se limita a mostrar la noticia íntegra, volver a repetirla para analizarla y sacando conclusiones que si bien el tiempo transcurrido y el análisis de los hechos coinciden no dejan de ser en este caso conclusiones personales sin apoyo documental salvo parcos testimonios de testigos del conflicto. Si su intención era mostrar el rostro amargo y cruel de la dictadura, la carencia de documentos y testimonios que corroboren sus conclusiones, acertadas pero suyas, puede crear la impresión al lector de que la rabia se impone a la objetividad. Pero es un libro necesario de leer aunque sea como pobre homenaje a los soldados españoles que dejaron su vida en una guerra absurda por cuanto jamás podría ganarse pero que se libró para salvar la cara de la dictadura y del dictador...
La contraportada no aporta datos del autor así que debemos remitiros a Internet y sin más unas breves pinceladas que os animen a su lectura:

Ifni...
"El antiguo territorio de Ifni se encuentra enclavado en la costa atlántica de Marruecos, concretamente a la altura del paralelo 29º 33' N y del meridiano 10º 04' W, prácticamente a la altura del paralelo de las islas Canarias. Con una extensión aproximada de 1.500 kilómetros cuadrados, ocupaba una franja costera de unos 80 kilómetros cuadrados, ocupaba una franja costera de unos 80 kilómetros de largo por unos 25 de profundidad, siendo sus principales núcleos de población Sidi Ifni, Tiliuin, Telata de Isbuía, Tenín de Amel-lu, Mesti, Ait en Nus, Ait Abdelah, Ait Ijelef y Ait Iassa. Su población rondaba los 50.000 habitantes a finales de los años 50, de los cuales aproximadamente el 18% eran europeos. El resto eran baamaranis, que no son árabes, sino bereberes. De religión musulmana, los baamaranis hablan el `tachlji´, dialecto bereber del noroeste africano.”

Contexto del conflicto...
España, siguiendo los pasos de Francia, ha concedido la independencia a Marruecos, o mejor dicho, a la parte de Marruecos que controlaba. Como hemos visto, de esta concesión de independencia quedan excluidos algunos territorios que no contemplaba en tratado de 1912: algunos peñones del estrecho, Ceuta y Melilla, Cabo Juby, el Sáhara Occidental e Ifni. Por muy amigo que se fuese del mundo árabe, estaba meridianamente claro que estos territorios estarían tarde o temprano en el punto de mira de los grupos independentistas. No era lógico pensar que estos grupos sólo querían la independencia de aquellos territorios administrados por Francia. La onda expansiva de la descolonización tenía que llegar inexcusablemente a estos territorios que aún seguían bajo soberanía española.”

Asedio...
"Como hemos dicho anteriormente, tras la conmoción que supuso el ataque a Ifni del día 23 de noviembre urgía, en primer lugar, contener dicho ataque y estabilizar en la medida de lo posible la situación para, después, iniciar las operaciones necesarias destinadas a liberar, si no el territorio, sí al menos a las guarniciones que habían quedado sitiadas en el interior del mismo. Durante los primeros días de guerra, las unidades de tierra pelearon sin desfallecer y los escasos aviones disponibles realizaron más de 500 servicios en una semana. Gracias a ellos los puestos sitiados recibieron suministros y municiones, que se lanzaban envueltos en paja porque no había paracaídas ni empaques de lanzamiento. Algunos puestos dependían del agua de un pozo exterior, otro tenía morteros pero no granadas, otro cinco viejos subfusiles Smeiser, cuatro de los cuales se estropearon el primer día, en otro se rechazaban los ataques nocturnos a la luz de un faro y una batería de coche. En fin, que la situación de salida era casi catastrófica y el panorama desalentador.”


Franco necesita ayuda de Francia...
Esta necesidad que tiene Franco de conseguir el apoyo francés si quiere ganar la guerra se hace patente en el siguiente párrafo, en el cual se llama urgentemente a esta alianza franco-española dejando patentes los supuestos fuertes lazos de unión y hermandad que siempre han unido a Francia y España. Artículos como éste habrían sido impensables años o incluso meses atrás. Toca desandar el camino andado hasta ahora y elogiar a nuestro vecino del norte. Ahora parece que ya no somos tan diferentes, que somos como hermanos de sangre. Incluso prácticamente se llega a pedir que desaparezcan los Pirineos. Por supuesto todo esto tampoco aparecerá en un medio de prensa español, los mismos que hasta hace poco criticaban todo lo que podían la acción francesa en el norte de África, comparándola con la ejemplar política llevada a cabo en esa zona por España.”

Aguinaldo solidario a las tropas en Sidi Ifni...
"El mito del aguinaldo se desmoronaba en Ifni: era escaso, llegaba con bastante retraso y su distribución era pésima. El diario El Mundo, a través de su artículo `Ifni. La guerra secreta´, asegura que lo poco que no se perdió en el camino o entre manos interesadas, se repartió en el mes de marzo, polvoriento o podrido. A este respecto, el soldado monovero Joaquín Sanchís, destinado Tarfaya a principios de 1958, dice lo siguiente: `La verdad es que no recuerdo haber recibido ningún regalo de aquel famoso aguinaldo del que tanto se habló”... Y es que la realidad sigue deformándose en las páginas de la prensa de la época... En efecto, los soldados van a tener allí el `calor fraternal´ que desde la península, y en forma de aguinaldo, se les envía, pues estos productos de corte típicamente navideño de nada o casi nada les iban a servir estando como estaban en las mismas puertas del desierto... Está claro que no era vino o turrón lo que más falta les hacía en primera línea de combate.”

Manteniendo la moral de las tropas...
De todos los artistas que actuaron en Ifni durante aquella Navidad de 1957, seguramente fue Carmen Sevilla la que mejores recuerdos se trajo. Incluso hoy en día aún recuerda con cariño y nostalgia aquellas jornadas vividas entre paracaidistas y
legionarios en Sidi Ifni. Hay quien no guardó el mismo cariñoso recuerdo de aquellos días. Por ejemplo el humorista Gila con el paso del tiempo hablaba así de aquel acontecimiento: `Son las paradojas de la historia. Quién me iba a decir a mí que yo iba a ir a Ifni a divertir a unos soldados que estaban en las trincheras cuando yo había estado toda la Guerra Civil en las trincheras huyendo de esos aviones Junker. Y en un avión Junker fuimos a Ifni y en un avión Junker volvimos. Creo que fue algo que en aquel momento me pareció agradable, hacer pasar un buen rato a la gente que estaba allí injustificadamente, porque a mí, que soy enemigo de las guerras y enemigo del militarismo, me pareció como una especie de remanso para esa gente ir allí a trabajar. Y lo hice muy gustoso, no por parte del gobierno pero sí por parte de los chicos que estaban allí´.

1958: claudicación de Franco y victoria del sultán de Marruecos...
"Tenían prisa y, además, la seguridad de que España no pondría ninguna pega ni ningún obstáculo a esta operación relámpago de toma de posesión. Por esas fechas el embajador marroquí en Washington estaba en plenas negociaciones con el gobierno norteamericano y contaba con su pleno apoyo. Marruecos tenía carta blanca a la hora de actuar contra España y el gobierno de Madrid lo sabía. Por ello, también sabía perfectamente que tenía que ceder en todo ante Rabat. Estaba atado de pies y manos. Estas negociaciones entre Marruecos y Estados Unidos eran de dominio público.”

Fin de la presencia española en Ifni...
De esta manera, la presencia española en Ifni fue como un sueño, como un pequeño paréntesis de 35 años en la apacible vida de aquel pequeño enclave marroquí situado en la costa atlántica. España tan sólo dejó en Ifni algunos edificios y también muchos
pensionistas. En eso sí tiene razón el general Vega: `Recordemos, por último, y muy brevemente, las realizaciones españolas en Ifni, el fruto de la labor desarrollada en estos años: edificios públicos, un hospital central, la escuela laboral, el Instituto de Segunda Enseñanza, escuelas de primaria, grupos de viviendas, biblioteca, puerto artificial, enlaces telegráficos y telefónicos... todo se encuentra en perfecto estado´. En cuanto a los pensionistas, muchos de los cuales aún cobran hoy en día religiosamente su pensión, constituyen el otro elemento visible, aparte de los edificios que allí dejó la administración española, hoy la mayoría muy deteriorados, y por las pensiones de las que viven aún muchos ifneños, nadie diría que en aquel territorio tuvo presencia colonial España.”

Libro interesante sobre el pasado que arroja luces sobre el presente, un ejemplo es que se comprende mejor la reacción de España ante la presencia de uniformados marroquíes en el islote de Perejil sin ir más lejos, donde la bonanza de las intenciones divulgativas queda casi eclipsada por un estilo repetitivo, farragoso y hasta cansino por la tendencia del autor a repetir las cosas una y otra vez, sólo quitando las repeticiones de artículos y las veces que repite conclusiones ya dichas, el libro se quedaría en la mitad de su volumen, pero hay que aplaudir el esfuerzo del autor por rescatar del olvido el conflicto logrando trascender el localismo de la obra y convertirse en memoria de una nación...
Pero con un estilo más pesado que el plomo, todo hay que decirlo.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 
 





 
                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario