The Adversiter Chronicle

lunes, 20 de junio de 2016

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Los perros de Dios
 – Colón, la Inquisición y la caída de Granada -
Autor: James Reston
Editorial: Ediciones Destino, S. A.
Traducción: Marta Alcaraz
Edición: Primera edición, marzo 2007

La propuesta de hoy es un viaje a una época crucial de la historia: el fin de la Cruzada en España con la conquista de Granada, la creación o refundación de una institución ya existente que se convertirá en azote de la herejía y salvaguarda de la religión católica como fue la Inquisición mientras y a la par un navegante que sueña con llegar a Oriente desbancando la supremacía marítima portuguesa y alcanzar honores, Cristóbal Colón...

James Reston (Nueva York, 1941) ha escrito una docena de libros que se han traducido a más de diez lenguas, entre otros una biografía de Galileo, un ensayo sobre los miedos del año mil y Guerreros de Dios, una historia de la Tercera Cruzada vertida con éxito al español. Es también autor de obras de teatro y de guiones para televisión y radio, y ha publicado artículos en las revistas americanas más prestigiosas...
Datos sacados como es habitual de la contraportada y actualizados al año de edición, pero sin más unas breves pinceladas que os animen a su lectura:

Reconquista...
"La antigua Castilla la Vieja, con Ávila, Burgos, Segovia y Valladolid como ciudades más importantes, fue el primer territorio en librarse de la dominación de los musulmanes que habían avanzado desde el sur de la península Ibérica en el siglo VII. Fernando I fue su primer rey, y en 1037 unió su reino al de León; el nuevo rey de Castilla y León establecería su capital en Burgos. Durante las décadas que siguieron a la muerte de Fernando I en 1065, el reino se expandió hacia el sur. Los cristianos tomaron Toledo en 1085, y no tardaron en correr la misma suerte Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Madrid. A principios del siglo XII, las tropas cristianas proseguían con éxito sus esfuerzos para ganar para la Iglesia las tierras que ocupaban los moros. A este proceso histórico se le ha dado en llamar la Reconquista.”

Fernando como pretendiente para Isabel, los futuros Reyes Católicos...
Fernando era `joven de gallarda presencia´, informó el espía de Isabel, nada que ver con el duque francés, `con quien no podía compararse´. De complexión mediana, bien proporcionado y musculoso, Fernando era un jinete excelente y un caballero ambicioso. Si bien la educación que había recibido limitó su cultura, también contribuyó a espolear su ingenio y a hacer de él una persona que sabía escuchar. Su pobre instrucción tampoco mermó su elocuencia, pues era un conversador nato. En sus ojos brillaba la curiosidad, sus labios eran sensuales y su mentón, prominente y decidido. Ya prometía como líder.”

Inquisición...
"El 1 de noviembre de 1478 el papa Sixto IV expidió la bula `Exigit sincerae devotionis´ que autorizaba a los Reyes Católicos a nombrar inquisidores en Castilla con el propósito de erradicar la herejía que asolaba el reino. Hacía mención explícita de ciertos cristianos que, tras haber sido bautizados, habían vuelto a abrazar la `superstición judía´ y practicaban en secreto ritos, ceremonias y tradiciones judías. Que la autoridad para nombrar inquisidores quedara en manos de los monarcas, y no del Vaticano, garantizaba que, desde el principio, el Santo Oficio dependería del poder real y no de una autoridad extranjera, ni siquiera del vicario de Cristo. Uno de los aspectos que más de cerca tocaban a Fernando era la autorización apostólica de que la Corona impusiera sanciones económicas a los culpables y se incautara de sus propiedades; así, sus bienes pasarían a engrosar las exhaustas arcas reales.”

Tomás de Torquemada...
A finales del decenio de 1490 el Gran Inquisidor podía estar satisfecho con la marcha de sus asuntos. Se había convertido en el tercer hombre más importante de España y, además, su independencia del Vaticano era prácticamente total. El Santo Oficio estaba firmemente implantado en la España cristiana, así que mientras los soberanos guerreaban en el sur, él tenía las manos libres. En los nueve años de vida de la Inquisición, cerca de tres mil herejes habían sido quemados, y otros treinta mil habían hecho penitencia con castigos menos rigurosos. Su base de operaciones seguía siendo el convento dominico de Santo Tomás, en las afueras de Ávila. Ocupado como estaba con los asuntos del reino, debía de sentirse halagado al saber que miles de personas lo odiaban y otros cientos de miles lo temían.”

Cristóbal Colón camino de Palos...
"Su viaje fue muy lento, pues los caminos estaban llenos de judíos que le obligaron a aminorar la marcha. Si Colón sintió lástima por aquellos desgraciados refugiados, no lo sabremos nunca, pues ni en sus escritos ni en los de su hijo se hace mención a los mismos. Pero de lo que sí ha quedado constancia en sus diarios es la alegría con que recibió las acciones de los monarcas contra los moros y los judíos; en sus misivas elogiaba a los Reyes Católicos y se refería a ellos como `enemigos de la secta de Mahoma y de todas las idolatrías y herejías´. Se regocijaba en la coincidencia de que los monarcas hubieran aprobado su viaje en las mismas fechas en que expulsaban a todos los judíos de sus reinos.”

Regreso de la Pinta...
A finales de febrero de 1493, mientras el rey se recuperaba de su herida, la Pinta atracaba en el puerto gallego de Bayona y anunciaba el descubrimiento del Nuevo Mundo. Aquella intrépida exploradora estaba abollada y llena de vías de agua, y tenía el mástil algo suelto, pero todavía peor estaba su capitán. Martín Alonso Pinzón estaba tan enfermo que tuvo que desembarcar en volandas; sufría de un extraño y desconocido mal que había cubierto su cuerpo de llagas. Pero la enfermedad del capitán no logró rebajar la euforia de su tripulación ni su admiración por la gesta de Pinzón. De no haber sido por él, proclamaron ante su público de atónitos pescadores y lugareños, la misión de Colón, aquel extranjero, nunca habría llegado a buen puerto.”

Reparto del Nuevo Mundo...
"La nueva bula papal les concedía a los Reyes Católicos la soberanía sobre las tierras y las islas que Colón había descubierto en Poniente y también sobre las que, en el futuro, se descubrieran en aquella dirección -siempre y cuando aquellos territorios no pertenecieran a ningún príncipe cristiano, en una referencia indirecta al escurridizo Preste Juan- y prohibía la entrada en aquellas tierras y en las aguas contiguas a las mismas a todas aquellas personas y naciones que no hubieran recibido un permiso a tal efecto. Los Reyes Católicos disfrutarían de los mismos privilegios de los que disfrutaban los monarcas portugueses en la costa africana: la exclusiva de la colonización y el comercio en sus territorios."

Fascinante periodo histórico descrito de manera amena e instructiva que hará que devoréis las páginas y que nos ilustra en el nacimiento de un Estado a la vez que las circunstancias y las creencias componen el marco trágico de la expulsión de los judíos mientras se alentaba un viaje de descubrimiento que cambiaría la historia de la Humanidad. Lectura ideal para tardes reposadas de verano, turnos de noche sin gerifaltes a la vista, estancias hospitalarias y amantes del pasado en general que buscan las claves del presente donde los prejuicios raciales o de religión siguen vigentes y el orden mundial se sigue debatiendo en los campos de batalla y la diplomacia...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario