The Adversiter Chronicle

lunes, 22 de agosto de 2016

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: El ataque contra la razón
Autor: Al Gore
Editorial: DEBATE
Traducción: Lucas Rodríguez Monge
Edición: Primera edición, octubre de 2007

Casi todo el orbe civilizado se pregunta cómo es posible que alguien como Donald Trump sea candidato a presidente de los EEUU. Más allá de su populismo desaforado, de sus ideas totalitarias en forma de muro fronterizo y deportación de hispanos, tiene que existir algo más, una razón de más peso que haga que parte de la ciudadanía vea con agrado un presidente de su talante y personalidad...

Puede que alguna respuesta se encuentre en el libro que os proponemos hoy, escrito por alguien con conocimiento de causa como es el que fuera vicepresidente con Bill Clinton, Al Gore. Un libro que es en realidad una magna conferencia llamando la atención de los derroteros poco tradicionales y rozando la inconstitucionalidad que tomó la administración de Bush hijo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 donde la punta del iceberg es la Ley Patriota. Posiblemente el peor comandante en jefe de la historia de EEUU a tenor de la perspectiva que da el tiempo tras su guerra en Iraq y lo ocurrido posteriormente en tal vital escenario geoestratégico.

Al Gore nos habla, nos comenta, desde la base de que los Padres Fundadores crearon un sistema de auto gobierno con mecanismos de defensa que evitaran el poder absoluto y el fin de la democracia y la participación ciudadana. Un punto éste que es la base del libro, el fin de la participación de la ciudadanía en el debate político y el análisis de los políticos por la misma sustituidos por los canales unidireccionales de la radio y la televisión, siendo Internet el posible remedio dado su carácter de participación pese al riesgo de que las distribuidoras del servicio acaben beneficiando unos contenidos sobre otros...

Pero el atractivo del libro reside en que vemos las bases que forman el misterio de la elección de Donald Trump como candidato a presidente leyendo cómo Bush hijo era sólo la figura visible de un conglomerado de multinacionales e intereses mercantiles que empapó a todo el sistema, desde la tortura y vejaciones en la cárcel de Abu Ghraib a ignorar el cambio climático favoreciendo políticas que beneficiaban a las empresas contaminantes pasando por violaciones constitucionales de protección de la intimidad sin necesidad de orden judicial ni previo aviso.

Al Gore (1948) fue vicepresidente de Estados Unidos entre 1993 y 2000, culminando una carrera política que le llevó a ser elegido congresista en 1976 y senador en 1984 y 1990. En la actualidad (datos del año de edición) preside Current TV, una cadena independiente de televisión por cable y por satélite para jóvenes cuyos programas se basan en contenidos creados por los espectadores y en el periodismo ciudadano. También dirige Generation Investmen Management, un fondo de inversión que busca un nuevo modelo de inversión sostenible. Gore es, además, miembro del consejo de administración de Apple Computer y asesor de Google. Vive con su esposa, Tipper, en Nashville, Tennessee. Tiene cuatro hijos y dos nietos.
Datos como es habitual de la contraportada y sin más unas breves pinceladas que os inciten a su lectura:

Dinero...
El mismo fenómeno que Galbraith advirtió en el mercado comercial es ahora el hecho dominante de la vida en lo que era el mercado de ideas estadounidense. El valor intrínseco, o la validez de las propuestas políticas presentadas por candidatos a cargos oficiales, es ahora irrelevante, comparados con las campañas publicitarias basadas en imágenes que se utilizan para conformar la percepción de los votantes. Y el elevado coste de estas campañas publicitarias ha aumentado de manera drástica el papel del dinero en la política estadounidense, así como la influencia de aquellos que lo aportan.”

Distorsión de la realidad por parte del presidente Bush...
"El terrorismo se basa en la estimulación del miedo con fines políticos. De hecho, su objetivo es distorsionar la realidad política de una nación a base de despertar el miedo en la población, un miedo desproporcionado en relación con el peligro real que los terroristas suponen. Aunque parezca irónico, la reacción del presidente Bush a los atentados terroristas del 11 de septiembre consistió en distorsionar aún más la realidad política de Estados Unidos, al crear un nuevo miedo en Iraq muy desproporcionado en relación con el peligro real que representaba ese país. Por eso fue tan preocupante para muchos que, en 2004, el respetado experto en armas David Kay concluyera una larga y exhaustiva investigación de la afirmación de la administración de que Iraq suponía una gran amenaza, porque poseía armas de destrucción masiva, con las palabras << Todos estábamos equivocados>>.”

El reino de la razón...
Durante el siglo y medio siguiente (desde el encarcelamiento de Galileo y la independencia de Estados Unidos), muchos pensadores de la Ilustración empezaron a insistir en que sólo la razón debía ocupar el trono, como nueva soberana y fuente de autoridad. `Aposentad con firmeza la razón en su asiento y convocad ante su tribunal cada hecho, cada opinión -escribió Thomas Jefferson-. Cuestionad con audacia incluso la existencia de Dios, porque si hubiera uno, ha de aprobar más el homenaje a la razón que al miedo a ciegas´. Jefferson y los demás Padres Fundadores creían que el progresivo desarrollo de la Ilustración permitiría a la razón asumir importantes deberes que habían sido llevados a cabo por la fe ciega. Confiaban en que las dos hijas gemelas de la razón, la ciencia y la ley, nos iluminarían y dotarían de fuerzas para controlar nuestras pasiones y cimentar nuestra valentía. Creían que, durante el proceso, el pueblo estadounidense descubriría una nueva fuente de seguridad del miedo existencial en un autogobierno basado en el imperio de la razón.”

Corrupción...
La palabra <<corrupción>> viene del latín `corruptus´, que significa <<romper o destruir>>. La corrupción destruye y rompe esa confianza que es tan esencial para la delicada alquimia que reside en el corazón de la democracia representativa. En su forma contemporánea, la corrupción casi siempre implica un apareamiento incestuoso de poder y dinero, y describe el intercambio de dinero por el mal uso del poder público. Da igual que el intercambio lo inicie la persona que tiene el dinero o la persona que ostenta el poder. Es el intercambio en sí la esencia de la corrupción. Da igual que el enriquecimiento particular sea en dinero o su equivalente en influencia, prestigio, posición social o poder. El daño es causado por la sustitución fraudulenta de la razón por la riqueza, en lo tocante a la decisión de cómo ha de utilizarse el poder. Da igual que el uso adquirido del poder sea beneficioso para algunos o incluso para muchos. Es la deshonestidad de la transacción lo que contiene el veneno.”

Preguntas para una guerra...
"Si usted hubiera sido presidente, si hubiera participado en una sesión conjunta del Congreso y hubiera pronunciado un discurso que escucharon mil millones de personas en directo en todo el mundo, y si hubiera presentado a esta enorme audiencia pruebas cruciales para defender la opción de ir a la guerra en Iraq, para descubrir más tarde que el documento no sólo era falso, sino que estaba falsificado adrede, ¿no le daría vergüenza? ¿Insistiría en buscar al responsable de haberle facilitado un documento falseado? ¿Tendría algún interés en imaginar quién había falsificado el documento y por qué? ¿Y de averiguar cómo había llegado a sus manos? ¿Y por qué le animaron a que se basara con tanta fuerza en él durante el discurso sobre el Estado de la Unión? ¿No le remordería la conciencia por haber presentado una mentira tan grande a la nación que había puesto su confianza en usted?”

Ley Patriota...
Pero ahora todo eso ha cambiado. Desde hace unos pocos años, a los agentes federales se les ha concedido una nueva autoridad mediante la Ley Patriota, que les permite efectuar `registros secretos´ en casos no relacionados con el terrorismo. Pueden entrar en su casa sin que usted lo sepa -tanto si usted está en ella como si no- y esperar meses antes de anunciarle que le hicieron esa visita. Estos registros no tienen por qué tener nada ver con el terrorismo. Cualquier violación de la ley, por pequeña que sea, puede darles pie a colarse en su casa. Además, la nueva ley permite eludir fácilmente el antiguo requisito de una orden de registro; los agentes no tienen más que decir que registrarle a usted la casa puede tener cierta relación (aunque sea remota) con la investigación de algún agente o de un poder extranjero. Entonces pueden acudir a otro tribunal -secreto- que de momento sólo ha rechazado cuatro órdenes de registro de las más de dieciocho mil que le han sido presentadas.”

Ignorando el cambio climático...
"También hemos asistido a un cambio radical en la gestión de los parques nacionales. Por mucho que el presidente solicitara un aumento de la partida para parques en el presupuesto de 2008, mucha gente tiene la impresión de que es poco y de que llega demasiado tarde, sobre todo porque es la propia política de Bush la que ha permitido que se explotaran los parques de un modo perjudicial. Hace poco, un grupo de más de cien funcionarios jubilados del Servicio Nacional de Parques escribió una carta diciendo que a este organismo le han cambiado sus atribuciones; su misión ya no es velar por los recursos naturales de las zonas protegidas, sino fomentar su uso comercial en favor de intereses particulares. Así, por citar un solo ejemplo, hemos visto que Bush y Cheney no escatimaban esfuerzos para que sus amigos pudieran hacer perforaciones en la Reserva Natural del Ártico.”

Internet...
Sin embargo, por muy prometedor que sea internet, hay algo que amenaza gravemente sus posibilidades de revitalizar la democracia. Es un peligro que surge de que en la mayoría de los mercados existe un número muy reducido de operadores de banda ancha, situación que no tiene por qué cambiar en un futuro próximo. Estos operadores tienen la capacidad estructural de determinar el modo en que se transmite la información por Internet (principalmente compañías de teléfono y cable) tienen interés económico en extender su dominio a la infraestructura física de la red y controlar los contenidos de internet. Si estas compañías adoptasen un enfoque equivocado, podrían instituir cambios cuyo efecto sería limitar la circulación libre de la información por internet de varias maneras, a cuál más inquietante.”

Libro que sobrepasa su inicial localismo y que aporta al lector foráneo al sistema estadounidense claves de los recursos mal utilizados para crear una política de miedo, secretismo y fe ciega apoyado por intereses financieros que sólo ven al presidente de la primera potencia mundial como un ejecutor de las políticas que favorecen sus intereses. Es cierto que Bush tras el 11-S logró el apoyo de su ciudadanía pero al final la invasión de Iraq, en contra de los consejos de expertos militares, sólo escondió el interés por controlar los yacimientos petrolíferos y la falta de un plan para el país árabe tras derrotar a Sadam Husein con las consecuencias que vivimos actualmente y una imagen de EEUU desprestigiada...

Ideal para mentes inquietas de conocer los entresijos de la historia, lectura a la sombra de una sombrilla y turnos de noche tranquilos así como estancias y guardias hospitalarias, amantes del sistema USA e incluso para indignados contra el capitalismo que se tragan propagandas tipo canales de televisión rusos o iranís porque el atractivo del sistema político de EEUU es que en su génesis y su alma está la máxima de impedir el poder absoluto en manos de un presidente y que el pueblo participe del debate político pese a que en ocasiones parezca que la razón es derrotada. No recomendable para la suegra que en lugar de hacer análisis de conciencia de su abuso gracias a su sopa boba, podría seguir el ejemplo de Bush y falsificar pruebas que justifiquen echarnos de su casa...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 



                                                                                

                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario