The Adversiter Chronicle

sábado, 20 de agosto de 2016

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

LAS CAMPOS

Ha estrenado Tele 5 a bombo, platillo y fanfarria orquestada uno de los estrenos de la temporada logrando crear anteriormente al mismo un estado de ansiedad y afán en la audiencia que atrajo por igual a fieles de los contenedores de Sálvame y televidentes ajenos. A los primeros, convertidos en yonkis televisivos que ansían que Sálvame se emita 24 horas para seguir fisgando miserias ajenas y el morbo de entrar en la cotidianidad de famosos, a los segundos porque Mª Teresa Campos es ya una dama de la televisión en España y periodista reconocida aunque pueda estarse más o menos de acuerdo en su forma de transmitirlo, pero despertó la curiosidad también por morbo...

Porque el morbo reside en la relación que la periodista mantiene con el popular artista Bigote Arrocet, morbo en todo caso inducido en una relación que no tiene ningún interés para espectadores ajenos pero que la cadena lleva explotando desde sus inicios con sus colaboradores amaestrados de portavoces. Así nos hemos enterado de que duermen en habitaciones separadas, baños separados y esos pequeños detalles que algunos mortales pueden permitirse con sus ganancias laborales. Pero más allá de pura envidia o cierta obscenidad por ser tiempos de crisis, la verdad es que cada pareja vive su relación hogareña y horarios de estancias compartidas como bien les venga en gana.

Sin embargo hay una leyenda negra que persigue esta relación entre dos personas adultas y con experiencia vital, esa que afirma que Bigote Arrocet se lleva mal con las hijas de Mª Teresa Campos y que en realidad fue lo único interesante del programa y que ocurrió en plató con la terna de colaboradores que se dedican a vanagloriar casi con más epitafios que loas la trayectoria de la veterana protagonista que rozan el lameculismo en ocasiones, siempre preguntas fáciles sazonadas de halagos a su trabajo...

Hasta que un joven tribulete de la prensa rosa, Antonio Rossi, le espetó la cuestión. Vimos entonces a una Mª Teresa Campos que hizo valer sus galones de periodista, su poder dentro del relativo poder de los profesionales de la cadena y esa visceralidad en espantar moscas con el rabo cuando una osa molestar a un viejo búfalo. Hasta ella se ha percatado ya que lleva desde entonces alegando ira no contenida pero justificada amén de pedir disculpas. Pero la imagen que ha dado, y es plenamente consciente, es de vieja gruñona que no tolera que los periodistas hagan su trabajo con una pregunta cuando ella considera que no debe ni considerar que se la planteen...
¡Pues no haberse metido a un programa de telerrealidad cotidiana!

A falta de algo más interesante que analizar tras ver el programa y referente a la Campos madre, queda la anécdota de su trato al servicio doméstico y cómo éste la trata de usted. En realidad la polémica creada es una muestra más de que cada vez más los periodistas contratados por la cadena pierden eficacia profesional para convertirla en lameculismo corporativo, en ese sentido felicitar al joven plantel de Cazamariposas que con la refrescante dinámica que sólo da la juventud de mente, sortean y describen los temas como siempre se hizo en estos casos de censura que no es otro que con humor...

Porque se han dicho auténticas barbaridades y ningún periodista colaborador ha informado del porqué de tal trato. En la época de bonanza de inicios de siglo, miles de mujeres y hombres del continente americano vinieron a la madre patria de sus ancestros en busca de trabajo y el sueño consumista, muchos y muchas entraron en el servicio doméstico y a los españoles resultaba chocante que estas personas utilizaran la fórmula del usted y no el tuteo que sonaba a los españoles desagradable, a señorito fascista, porque la mayoría trabajaba y contrataban a hispanos de forma ilegal para cuidar ancianos y ser chachas, pero como nuevos ricos quienes les contrataban solicitaban el tuteo aunque practicaran laboralmente el puteo..
Así que polémica por el trato ninguna salvo buscar una excusa para estirar el chicle.

El programa, primero de dos, ha sido un éxito de audiencia, pero no tanto aunque disimulado por la campaña de promoción y posterior seguimiento dando la impresión al espectador de que el mundo televisivo mundial se paró para ver a las Campos. Es posible que se hagan más episodios aunque personalmente lo dudo mucho y si se hace que no llegue a una decena porque es imposible mantener la campaña de promoción de forma permanente y porque Mª Teresa Campos, aunque le cueste disimularlo, está muy escaldada y Terelu es el único morbo que queda aunque se haya alzado como protagonista...

Porque lo cierto es que el programa da la impresión de un intento más por dejar la vida encaminada profesionalmente a su hija por parte de Mª Teresa, de madre en el otoño de la vida que ya vislumbra el invierno, que sólo trata de proteger el legado a la humanidad que son los hijos. Hemos visto una Terelu glotona, de arriesgada afición al bebercio por su salud cuando sale aunque no lo pruebe en su casa, una mujer vulnerable que sacia su angustia hasta la saciedad con el falso apetito glotón. Una Terelu consciente en todo momento de que es observada por la cámara, matando la virtud de un formato que sólo gana en interés cuando los protagonistas de turno se aclimatan a ser observados continuamente y llega un momento en que se olvidan de la presencia de cámaras y se muestran como son...
Terelu no lo logra.

En resumen un programa condenado al fracaso por imposibilidad de la cadena de mantener la campaña de propaganda y porque sus dos protagonistas se muestra una escarmentada y ojo avizor y la otra se limita a tratar de mantener una imagen que no se corresponde con la realidad no apta para la telerrealidad. Si no fueran quienes son no habría interés y el morbo dura lo que tarda en perderse porque, al final también, la cotidianidad en el hogar es rutina, confortable rutina, y la rutina no es televisiva. Pero felicitar a la cadena por su campaña de promoción y estirar un producto poco masticable aunque el programa como programa sea un formato ya visto y el producto no aporte nada nuevo.
Yo, por mi parte, paso de Las Campos y me voy al campo.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 




theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                             




No hay comentarios:

Publicar un comentario