The Adversiter Chronicle

martes, 24 de enero de 2017

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre


Una sección de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

TÚ ME DIJISTE ADIOS
(Los Brincos-1965)

Fue en los 80´s durante la llamada movida que se puso de moda el decir “sonido tal”, una forma de no ser catetos de provincias comparados con Madrid, cuna de la movida y que sirvió en cierta forma de sentimiento de una época donde en cada terruño se sentía la juventud partícipe del fenómeno. Pero antes del sonido de tal o cual, hubo un tiempo en que había grupos que lograban ser reconocidos porque su sonido era inconfundible y hoy traemos a unos pioneros del pop en español en una época, en plena dictadura franquista, donde aún había censores y la mojigatería carpetovetónica campaba a sus anchas a cambio de desarrollo económico y entrar en la era moderna del consumismo.

Los Brincos nacen como grupo en 1964 y se disuelve en 1970. Por el camino un bagaje de éxitos, de una perfecta adaptación de la moda musical de entonces con influencias de los Beatles y cierto cachondeo y socarronería estética como el uso de la capa española, que visto ahora puede resultar pintoresco pero que es en realidad una seña de identidad y aunque fueron comparados por algunos en que eran los Beatles hispanos, afortunadamente han pasado a la historia musical con personalidad propia y un sonido inconfundible que pese al tiempo transcurrido sigue siendo igual de comercial y un tesoro sonoro por descubrir por las generaciones digitales.

Escuchar a Los Brincos supone un doble placer. Por un lado las orquestaciones, el punteo de guitarra y los arreglos son una delicia para los tímpanos. Por otro lado las letras, cumpliendo todos los cánones de la época y a la vez, una vez más, sello propio reflejando entre líneas y estribillos la realidad para la juventud de la época, pero sin el lastre de que el paso del tiempo las amordace a su era. Son temas siempre vigentes en las jóvenes parejas de todos los tiempos: el estar juntos y no llegar tarde a casa con tus padres otra vez, el adiós sin saber porqué razón e incluso el macho alfa ibérico donde una mujer no le puede ir con esas...

La canción seleccionada reúne todas las características citadas anteriormente. La letra habla del desamor, del abandono metafísico del macho alfa cuando la parienta le manda a tomar por el culo y entonces deambula por las calles y los bares sumido en la autocompasión. Pero en 1965 que un macho alfa mostrase así sus sentimientos era una novedad en una sociedad donde el franquismo otorgaba a la mujer un papel subordinado al marido. Pero a mitad de los 60´s y a ritmo de pop y letras vanguardistas para la época, las parejas ya no eran las encorsetadas relaciones que regían desde 1939, aunque el macho alfa aún era la voz cantante y mostrar perdón, que no implicaba comprensión, a la rebelde fémina que hacía caso omiso del enamorado, se consideraba toda una renuncia a derechos casi ancestrales.

Pero aún sin ver nada de lo anterior, es una canción redonda que deleita escuchar y que cuando se pincha de forma inesperada ante amistades o familiares más jóvenes sorprende por la frescura de su sonido y lo universal de sus letras. Sirva este artículo de homenaje a Los Brincos, un grupo eterno en la historia de la música pop porque su sonido es eterno e inconfundible.
Los Brincos, imprescindibles.


 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                             
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario