The Adversiter Chronicle

viernes, 28 de julio de 2017

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

R. I. P. D. (2013)
(Departamento de Policía Mortal)

Entretenido divertimento del subgénero cómic, adaptación a la pantalla de un cómic, bien dirigida por Robert Schwentke que sabe llevar con pulso firme una de esas películas que se recomiendan y dejan buen sabor de boca por el reparto porque el argumento al adaptarlo a la pantalla ha quedado en hilaturas de otros títulos en homenajes visuales continuos y es ver a entrañables actores con sus mejores tics de personajes memorables. En otras manos y sobre todo otro reparto sería una historia para olvidar, afortunadamente no es el caso.

Y no lo es por dos razones, una de ellas ya apuntadas, el reparto y que no podemos olvidar los títulos a los que rinde homenaje en las escenas, desde ñoñeces sobrenaturales tipo la sobrevalorada y mítica Ghost o Los Caza Fantasmas por poner dos ejemplos y dejamos que busquéis vosotros el resto. Pero cuando el equipo de cata cinematográfica vemos en el reparto al Jeff Bridges por un lado y a Mary Louise Parker por el otro, dejamos el mocho, la caja de herramientas y la linterna, preparamos unas palomitas y unas birras frías dispuestos a disfrutar sin ser tikis mikis con el argumento...
 
La película es el típico producto donde se promociona a un actor en alza arropado por un elenco agradable a la retina y de sobrada rentabilidad. En este caso el promocionado es Ryan Reynolds que parece especializarse en papeles de tipo normal al que las circunstancias le obligan a pasar a la acción, el personaje que hasta ahora interpretaba el bueno del Harrison Ford y que pese a varios intentos más o menos afortunados de buscarle recambio no acaban de cuajar. El tipo lo hace bien, da el pego como personaje de acción sin grandes aspavientos pero cuando está compartiendo plano con el Bridges, sencillamente éste se come la cámara. Actor con futuro que se ha ganado darle la oportunidad de verle cuando se tercie en otra interpretación.

Pero el que hace recomendable la película en un alto % es Jeff Bridges donde su personaje bien podría ser el agente de Valor de Ley donde la limitación de gestos faciales que le lastraban de joven se han convertido en sutiles muecas combinadas con las arrugas y la barba, esa mirada suya marca de la casa que ahora entrado en años adquieren una expresividad donde sobran las palabras. Le sale sin esfuerzo, natural y ya decimos que absorbe el plano. Por desgracia ya decimos que interpreta un personaje ya visto pero entrañable y confortable a la retina del espectador.

Y está ella, su rostro que te cautiva pese a cierta perdida de lozanía pero conservando esa expresión que enamora a la cámara y encandila al espectador. Encima con unas fetichistas botas blancas hasta la rodilla en plan agente de tráfico norcoreana donde la fantasía del espectador hace el resto pero no tienes pensamientos pecaminosos, tomas consciencia de que podrías verla sonreír continuamente con el tiempo detenido, vamos, que en lugar de ir a aliviarte al baño te quedas enamorado de su sonrisa y sabes que tiene tu devoción eterna: Mary Louise Parker.
¡Divina! ¡Sencillamente divina en su divino rostro!

Para rematar un buen reparto el recuperado Kevin Bacon, otro actor devoción del equipo de cata cinematográfica donde sólo con sus muecas y su sonrisa de hijo de puta ya se gana la antipatía del espectador en un personaje diabólico. Se come el plano y sabe transmitir en sus gestos faciales, le basta una mueca de los labios o poner mirada perdida para infundir miedo. Como siempre un placer verle aunque no se prodiga tanto como nos gustaría.

Producto correcto donde los efectos digitales están al servicio del guión aunque hay que ponerse en modo cómic para no ver cierto infantilismo o bien que los homenajes del director a otros títulos nos hicieron retrotraernos a la infancia y la juventud. Al final seguramente será un poco de ambas y de todo un poco, aunque lo cierto es que como película suena a ya vista.
Recomendable por el reparto.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 



theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  








martes, 25 de julio de 2017

Tocata y fuga de Serguéi Kislyak: ¿relevo o huida?


Con la colaboración de Donald Al Harish Al Shama Smith, ex agente de la CIA expulsado por tenencia, extorsión y líos de faldas,
en exclusiva para The Adversiter Chronicle


Arrecian las sospechas de injerencia rusa en la elección del presidente Trump y se produce, según la versión oficial, el relevo del embajador ruso en Whasington. ¿Puro y simple relevo diplomático? ¿Tocata y fuga antes de que las sospechas se vuelvan acusaciones con pruebas irrefutables que salpiquen a la embajada y por ende al propio embajador, ein?

-¿Qué nos puede decir de este, cuando menos, intrigante relevo en la embajada rusa?

-Puedo decir que dos agencias gubernamentales, una agencia y un departamento para ser exactos, están en plena investigación cuyos resultados podrían ser causa de orden de declarar, y por tanto negar la salida del país, del que es aún embajador ruso en EEUU. A principios de otoño estaba previsto sacar la investigación a la luz pública. Con el regreso del embajador ruso sale de EEUU el único testigo de los hechos investigados que no son otros que la injerencia de una potencia extranjera en las elecciones estadounidenses, una prueba que ha salido bien y que Putin quiere seguir empleando como arma estratégica a sus intereses, que son los de Rusia según su, cada vez más, progresiva megalomanía.

-¿Quiere decir que se sospecha de Trump y su juego limpio para llegar a la presidencia?

-Quiero decir que congresistas y gobernadores republicanos tienen sus alertas encendidas porque las meteduras de pata y el nepotismo del presidente están abocando al que puede ser el mayor desastre del partido republicano en las elecciones del año próximo para el Congreso. Por otra parte los investigadores tienen y disponen de pruebas que al desaparecer uno de los testigos pueden quedar en nada pero con un considerable daño a la imagen del partido republicano. En realidad se piensa que Trump es un advenedizo que empieza a ver como súbditos a quienes le auparon al poder para candidato. La marioneta para terminar con el legado social que comenzó con Bill Clinton y tuvo continuidad con Obama está empezando a no responder a las cuerdas que lo manejan.

-¿Qué opina el estamento militar?

-Se ve con preocupación que el presidente consienta las maniobras en el Báltico y las ínfulas chinas en aguas de discordia territorial con sus vecinos. Rusia siempre trata de volver al gran juego e históricamente sólo abandona cuando sufre una derrota militar. Se reconoce su status de potencia terrestre y continental pero socios y aliados de EEUU ven con temor y preocupación que Rusia disponga de unidades poderosas en el Báltico y sobre todo en el Pacífico. Japón, por ejemplo, está ahora mismo atenazado entre Rusia y China con quienes tiene agrias disputas de soberanía.

-¿Tan mal lo está haciendo Donald Trump?

-Él no hace nada, sólo dar espectáculo y convertir la Casa Blanca en un plató televisivo. Su nepotismo, y además a la luz de los focos, raya en la corruptela. Por otro lado la imagen que tienen actualmente la mayoría de las potencias es que EEUU vive un repliegue en los escenarios geoestratégicos que da alas a potencias como China y Rusia. Pero recalco y no puedo extenderme más, que las proyecciones y análisis que maneja el partido republicano son de gran derrota electoral al Congreso y gobernadores amén de que Trump quiere desligarse del control y fiscalización del partido sobre sus actos como presidente. O lo matan o le obligan a irse, es cuestión de tiempo.

-¡Pues iba a tomarme un piscolabis y ya me ha quitado usted el apetito, redios!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    


lunes, 24 de julio de 2017

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: La reina Victoria
Autor: Lytton Strachey
Editorial: Lumen
Traducción: Silvia Pons Pradilla
Edición: Octubre de 2008

Es el veinte aniversario del fallecimiento de Diana de Gales y resulta un buen momento para visitar la biografía de otra mujer que está en el imaginario colectivo no sólo del mundo anglosajón: la mítica reina Victoria, que dio nombre a toda una época con su longevo reinado pero de la que realmente poco se sabe...

Iremos de la mano de un autor y un libro escrito en las primeras décadas del pasado siglo con un estilo al que ya no estamos acostumbrados y que en buenas manos que manejan mejor la pluma es un delicioso recorrido basado en numerosos documentos y obras engarzadas maravillosamente por Lytton Strachey siendo tildada de ser la mejor biografía sobre la reina Victoria incluso hoy en día. Otro acierto es que vemos la óptica de la protagonista donde nombres de la historia, hombres y mujeres, conocidos y con libros dedicados a sus obras y sus actos pasan ante nosotros igual que pasaron por su vida y que conocemos y el autor utiliza por sus diarios y correspondencia desde pronta edad. Viviremos sus alegrías, su amor devocional a su esposo muerto prematuramente,su dignidad imperial y al igual que ella a medida que pasamos la páginas también sentimos su dolor y su nostalgia ante el inevitable paso de la muerte que nos arrebata los seres queridos y admirados.

Giles Lytton Strachey nació en Londres en 1880 y falleció en Wiltshire en 1932. Fue uno de los ensayistas y biógrafos más destacados del grupo Bloomsbury. Hijo de la aristocracia inglesa, desafió las convenciones de su tiempo y revisó los presupuestos morales y éticos de su época en obras maestras del género biográfico. Refinado y viperino ensayista, provocador, incisivo y capaz de enfrentarse sin complejos a las consagradas figuras de la historia política, intelectual y social de Inglaterra.
Datos sacados de la contraportada y, sin más rollos, unas breves reseñas que os inciten a su apasionante lectura:

Hace falta un sucesor o sucesora al trono...
Tras la muerte de la princesa cobró gran importancia, por más de una razón, que el duque de Kent se casara. En lo concerniente a la nación, la falta de herederos en la familia reinante parecía convertir ese paso en obligatorio y, con toda probabilidad, desde el punto de vista del duque, resultaba igualmente conveniente. El hecho de tener que casarse como deber público, por el bien de la sucesión de un país agradecido. Cuando el duque de York se casó recibió una retribución de veinticinco mil libras anuales. ¿Por qué razón no habría de esperar el duque de Kent una suma similar? Pero la situación no era tan sencilla. Había que tener en cuenta al duque de Clarence, el mayor de los hermanos, y si él se casaba, era evidente que tendría prioridad a la hora de reclamar el dinero. Por otro lado, si el duque de Kent se decidiera a contraer matrimonio, había que recordar que estaría haciendo un importante sacrificio, puesto que se vería implicada la reputación de una dama.”

Conociendo su destino al trono...
Al año siguiente se decidió que había llegado el momento de explicarle la situación. La escena es de todos conocida: la lección de historia, el árbol genealógico de los reyes de Inglaterra que la institutriz había colocado de antemano entre las páginas del libro, la sorpresa de la princesa, sus preguntas y al fin la comprensión de los hechos. Cuando la niña lo entendió guardó silencio durante unos minutos y después dijo: `Seré buena´. Aquellas palabras fueron algo más que una declaración convencional, algo más que la expresión de un deseo impuesto; fueron, en su limitación e intensidad, en su seguridad y humildad, un resumen intuitivo de las cualidades dominantes de una vida. `Lloré mucho al saberlo´, observó Su Majestad tiempo después. Sin duda, mientras los otros estuvieron presentes, entre ellos su querida Lehzen, la pequeña mantuvo la compostura, pero después corrió a esconderse para vaciar su corazón de una agitación extraña y profunda en un pañuelo, alejada de la vista de su madre.”

Su tío, el rey Leopoldo de Bélgica...
La correspondencia con el rey Leopoldo revelaba mucho de lo que aún permanecía parcialmente oculto del carácter de Victoria. Con su tío siempre había mantenido una actitud firme. En respuesta a todos sus avances, Victoria había levantado un muro infranqueable. La política exterior de Inglaterra no era de su incumbencia; era competencia de la reina y de sus ministros. Las insinuaciones de su tío, sus ruegos, sus intentos, fueron del todo inútiles, y era preciso que él comprendiera la situación. La rigidez en la actitud de Victoria era aún más sorprendente a causa del respeto y el afecto con que la acompañaba. Desde el principio y hasta el final, aquella reina impasible siguió siendo una sobrina afectuosa y ejemplar. El mismísimo Leopoldo debió de envidiar una corrección tan perfecta, pero lo que es admirable en un estadista de edad avanzada resulta alarmante en una joven de diecinueve años. Y los observadores privilegiados no estaban libres de cierto temor. Esa extraña mezcla de ingenua alegría y firme resolución, de franqueza y reticencia, de puerilidad y orgullo, parecía augurar un futuro plagado de perplejidad y peligros.”

Príncipe Alberto...
Al mismo tiempo, su actividad experimentaba un enorme crecimiento en una esfera más importante. Se había convertido en el secretario privado de la reina, en su consejero personal, en su otro yo, y como tal estaba presente en todas sus entrevistas con los ministros. Empezó a interesarse, como la reina, por la política exterior, pero no había ningún asunto interno en el que no se percibiera su influencia. Se estaba produciendo un doble proceso: mientras Victoria se sentía cada vez más sometida a su poder intelectual, Alberto, al mismo tiempo, estaba cada vez más absorbido por la maquinaria de la alta política: los asuntos incesantes y variopintos de un gran Estado. Nadie podía tildarlo de diletante; era un trabajador, un personaje público, un hombre de negocios.”

Viuda...
La muerte del príncipe consorte marcó el momento crucial en la historia de la reina Victoria. Sentía que su vida se había agotado con la de su marido y que los días que le quedaban en este mundo habrían de ser sombríos: una suerte de epílogo a un drama que ya había terminado. Y su biógrafo tampoco se libra de una sensación similar; también para él la última mitad de su larga carrera es una etapa sombría. Los primeros cuarenta y dos años de la vida de la reina están iluminados por una gran cantidad de información, auténtica y variada. Con la muerte de Alberto, un manto desciende sobre ella. En contadas ocasiones, a intervalos irregulares e inconexos, ese manto se alza durante un instante y se adivinan algunos contornos, unos pocos detalles significantes, pero el resto sigue siendo conjeturas y ambigüedad. Así, aunque la reina sobrevivió a esa dolorosa pérdida durante casi tantos años como llevaba de vida antes de que se produjera, la crónica de esos años no es comparable con la historia de la primera mitad de su vida.”

Madre preocupada...
Todo habría ido bien si los problemas domésticos de la reina se hubieran solucionado con la misma facilidad. Entre sus preocupaciones más serias estaba la conducta del príncipe de Gales. El joven se había casado e independizado, se había sacudido de los hombros el yugo familiar y comenzaba a hacer lo que le venía en gana. Victoria estaba muy inquieta y sus peores temores parecieron hacerse realidad cuando en 1870 el príncipe tuvo que declarar como testigo en un juicio de divorcio. Era evidente que el heredero al trono se había estado relacionando con gente que Victoria no aprobaba. ¿Qué se podía hacer? Se dio cuenta que su hijo no era el único culpable, que también había que tener en cuenta el papel de la sociedad, de modo que le despachó una carta al señor Delane, director de “The Times”, en la que le pedía que `escribiera artículos frecuentes sobre el inmenso peligro y los males causados por la frivolidad y la superficialidad de las opiniones y el estilo de vida de la clase alta´. Y cinco años después el señor Delane escribió un artículo sobre ese tema. Sin embargo, no pareció tener mucha repercusión.”

Se acerca el final...
La tarde había sido dorada, pero después de todo, el día iba a terminar con nubes y tormenta. Las necesidades y ambiciones imperiales implicaron al país en la guerra de Sudáfrica. Hubo reveses, contratiempos y desastres sangrientos que sacudieron la nación y la reina atendió con verdadera solicitud la preocupación de su pueblo. Pero tenía el ánimo en alto y su valor y su confianza no se tambalearon ni por un instante. Entregada en cuerpo y alma a la lucha, trabajó con redoblado vigor, se interesó por los detalles de las hostilidades e hizo cuanto estuvo en sus manos para rendir sus servicios a la causa de la nación. En abril de 1900, cuando tenía ochenta y un años, tomó la extraordinaria decisión de renunciar a su visita anual al sur de Francia y viajar a Irlanda, que había proporcionado una cifra particularmente elevada de reclutas a los ejércitos que había en el campo de batalla. Se quedó tres días en Dublín, donde recorrió las calles, pese a las advertencias de sus consejeros, sin escolta armada, y la visita resultó un éxito absoluto. Sin embargo en el transcurso de ese viaje comenzó, por vez primera, a mostrar señales de la fatiga propia de la edad.”

Biografía apasionante en un delicioso estilo narrativo ideal para lectura reposada de verano, a la luz de la mesita y que hará las delicias y despertará el interés a lectores variopintos, amantes de la historia, de la realeza, de las biografías y para curiosos. Podemos pasar unas risas si lo regalamos a la suegra que pensará que se trata de la reina actual y meterá la pata en reuniones y saraos cuando salga el tema...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 


 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    

sábado, 22 de julio de 2017

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

Supervivientes 2017: Gana el gañán, Alba triunfa y manda la publicidad

Ha llegado al final con la final, aunque falta un apéndice para estirar el chicle el próximo jueves, una rara edición donde pese a las campanas de triunfo merced a los índices de audiencia hay que señalar que ha sido la terna más inútil, ñoña y medio pija de concursantes salvando por supuesto a ese ganador honorífico eterno de José Luís, era el justo ganador porque sus dotes de supervivencia son sencillamente admirables y podría competir en el formato original del producto televisivo que sigue emitiéndose en canales de pago. Enhorabuena al gañán porque pese a sus defectos de convivencia y vicios rurales para ojos urbanitas es sencillamente un campeón de la supervivencia y no hemos visto nada igual en anteriores ediciones, aunque seguro que a partir de esta edición meterán a uno o una con aptitudes similares para que la peña coma y se pueda centrar el concurso en las tramas que hemos padecido ésta.

Así que con José Luís alimentando al resto, la edición de este año ha sido la más dependiente y subordinada a la casquería habitual de telemierda en los distintos contenedores de la cadena. Sólo dos botones de muestra: por un lado el aspirante a habitual del medio de Kiko que pese a lograr estar en solitario, aunque nunca lo estuvo en otro de esos inventos de última hora como era el fantasma del pasado, del futuro y del presente, no logró colarse en la final y el otro zangolotino de Alejandro que ganó casi todas las pruebas de líder sin interrupción tampoco logró meterse en la final cuando en otras ediciones quienes pasaban por sus trances lograban cuando no ganar sí ser finalistas.

Adulteración desde el comienzo con los ramalazos de Lucía Pariente y ese timo de concursantes que fueron las mellis cuyos abandonos lograron que una eliminada como Paola, irritante a más no poder, aguantara hasta bien avanzado el concurso. Luego el tema de Bigote y el jamacuco de la Campos unido a ese culebrón norcoreano entre el Kiko de los cojones y la estafa de Gloria Camila que se nos había vendido como una mujer con carácter y pies en el suelo y se ha descubierto como niñata malcriada, celosa, capaz de fagotizar a Laura Matamoros y donde nos han saturado con la jodida petición de memo, digo de mano, Ups!

En fin, que se llegó a la gala de la final y estaba resultando amena pese a los no intentos de Jorge Javier de irse por peteneras o hacer cuchufletas donde sólo él se ríe como le da por hacer en los últimos tiempos. Lara estaba sencillamente preciosa y el Iván había quedado eliminado a las primeras de cambio aunque terminó la gala y seguramente aún no se lo creía pese a una gran actuación de perdedor contento de haber llegado hasta donde ha llegado...
Chao y le recomiendo que se haga mirar lo de la chepa por un especialista.

Se había llegado pues a la prueba entre el gañán, Laura Matamoros y Alba Carrillo donde debían hacer un puzzle en forma de escalones. José Luis, espectacular como siempre, logró rápido alcanzar el objetivo y quedaron las féminas en un duelo emocionante que albergaba incertidumbre de quién de las dos lo conseguiría, sin duda la mejor prueba de la edición con dos excelentes y luchadoras finalistas tratando de superarse mutuamente cuando aparece el Jorge Javier y el muy capullo corta la prueba para emitir publicidad...
¡Sencillamente nada profesional ni por su parte ni por la de los responsables de mandar ir a publicidad, sencillamente cortaron la meada cuando mas gustirrinín estaba dando tras tres meses sin poder echar una meada en condiciones!

La astracanada final en mágico fin de fiesta fue que la Lucía lleva a su nieto a recibir a la madre en plató pese a saber que los progenitores tenían el pacto tácito y verbal de que la criatura esperaría a su madre en casa y ahora el padre de la criatura ha denunciado los hechos. Una pena que una finalista digna de tal por su evolución tanto como concursante como por personaje y casi me atrevería a decir que de personalidad incluso, se vea lastrada por una madre que no piensa en las consecuencias de sus acciones y aunque es casi fijo que de puertas adentro Alba se lo dice, la buena señora sabe que de puertas afuera su hija la defiende a muerte y ella puede permitirse pasar de todo y seguir armándola en otro plató. Alba ha salido con muy buena imagen pero debe tener cuidado de que esta enésima polémica le  haga cometer los errores que cometió en su recorrido televisivo hasta que se vio sin su madre en la isla. Estaba hermosa y radiante y gracias a la audiencia ha dado por el culo al resto de concursantes que la veían una pijotera tonta como la veíamos los televidentes. A mí me ha enamorado y pasa a mi panteón de fantasías con concursantes televisivos junto con Adara...
¡Sin vergüenza, sinvergüenza!

Y nada más, sólo resaltar una vez más ese talento que ha sido José Luís que logró ser el único superviviente para que los demás tuvieran tiempo de aburrirse y con el rabo espantar moscas. Muy mal la representación de Hombres, mujeres y viceversa con comportamientos infantiles y de patio de colegio que se deshinchan muscularmente en dos semanas y completamente inútiles para las artes de lograr sustento. También resaltable ha sido el concurso de Laura Matamoros pese a la campaña a su favor capitaneada por su padre y que contaban ganar de sobraos y sólo han demostrado que su presencia en el concurso sobraba porque no aporta nada nuevo. Felicitar a la cadena por el éxito de audiencia aunque muy mal cortar la prueba por la publicidad y augurar futuras ediciones tan subordinadas como ha sido ésta a la casquería y el folloneo del plató de Sálvame...
Ver veremos, dijo un ciego.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
                                                      

viernes, 21 de julio de 2017

"Bits a bits", suplemento videoconsolador


Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

BATTLEFIELD 1, un excelente bautismo de fuego

Si habéis llegado hasta aquí siguiendo la sección y por fin os habéis animado a recuperar el saludable hábito del videojuego, aunque la sección es para todos y todas se busca que jugadores de antaño pierdan los miedos y en eso la juventud de la casa es un apoyo fundamental, comenzamos con un videojuego que os cautivará desde el inicio y ambientado nada menos que en la I Guerra Mundial...

He de haceros una advertencia y es que hasta nuevo aviso los artículos versarán sobre el modo campaña, es decir, de momento no nos liaremos en partidas en línea porque nos machacarán una y otra vez con lo cual volveréis a asustaros ante una videoconsola. Dentro del modo tenéis varias opciones de dificultad y si es vuestro primer contacto con el juego lo mejor es empezar en el modo más fácil. Soy de la vieja opinión de que un videojuego no se domina hasta que te lo haces de una tacada, espíritu de los usuarios en los 80´s. Si con ese mismo espíritu vais como miuras directos al objetivo, pues conseguís acabar el juego pero sin disfrutarlo al 100%. Debéis pensar tácticamente, elaborar estrategia incluso y tener la sagacidad de elegir el armamento adecuado a cada pantalla de cada capítulo, tal es el logro de la industria desde las figuras políédricas en los albores de la industria del videojuego.

Videojuego alabado por la crítica y los usuarios que logra una inmersión total, la historia es atractiva en cada capítulo, que al repetir el mismo podemos saltarnos para ir directamente a la acción, y el encanto de jugar en escenarios con personajes empáticos más una lograda ambientación y panoplia de armas y explosivos que nos nos dan respiro y donde ser eliminado y volver a empezar requiere que hagamos un ejercicio de memoria para aprender en cada derrota. Un videojuego no deja de ser subrutinas y bucles teniendo la ventaja como jugadores de que las acciones enemigas siempre son las mismas, variadas y entretenidas todas ellas, así que podemos canalizar la rabia de que nos maten en seguir lo aprendido hasta ahora. Además con prota femenina en uno de los episodios, ya era hora que no fueran princesas o brujas pasando por hadas que también pueden ser guerreras.

Tanque, misiones de infantería y pilotaje de avión en misiones tanto de combate como de bombardeo y poder utilizar caballos en algunas batallas logran en conjunto una inmersión total amén de que nos pase el tiempo sin enterarnos. Hay también que lograr méritos que se logran en forma de medallas y nos amplia el abanico de armas. Hay momentos deliciosos manejando el cañón de artillería y los enemigos, sobre todo en modo máximo de dificultad, no nos lo ponen nada fácil. Por supuesto en Internet encontraréis tutoriales que las generaciones digitales manejan con profusión y naturalidad, útiles para partidas en línea, pero no seáis vagos y vagas, recordar que esa sensación de descubrir por uno mismo las triquiñuelas del videojuego la lleváis grabada a fuego, si podíais ver asteroides en poliedros y una flipante nave espacial en un triángulo estáis capacitados para disfrutar recorriendo amplios escenarios y consiguiendo mapas que además os servirán para cuando juguéis en línea con otros usuarios.

Yo me lo he pasado de puta madre porque en ocasiones habrá que reconocer en sigilo, dar rodeos o ir eliminando silenciosamente a centinelas. Demuestra los avances en el apartado de decorados y la interactuación con los mismos si además de aquella eráis aficionados a programar os será muy grato y reconfortante para las neuronas imaginar las líneas de comando, batallitas del abuelo cebolleta y no lo niego pero os aseguro que instintivamente veréis las subrutinas y detalles que sólo se aprecian si manejasteis las videoconsolas pioneras y los primeros ordenadores domésticos. Un bautismo de fuego cojonudo para los juegos de disparo en primera persona y excelente producto de entretenimiento, así que calar la bayoneta, cerrar la escotilla y girar la hélice para arrancar el motor y a jugar, que como siempre os digo:
¡Quien no se consuela es porque no videojuega!

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es