The Adversiter Chronicle

lunes, 6 de noviembre de 2017

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS (2014)

Hay un tópico típico, pero no por ello menos cierto, del séptimo arte que afirma que el espectador nunca deja de tener fascinación por el subgénero de primates evolucionados que sustituyen la civilización humana por una simiesca. El origen data desde el estreno en la década de los 30´s del pasado siglo de King Kong que sufre adaptaciones cada dos o tres décadas con más o menos fortuna . El argumento de la civilización simiesca tiene su referencia en la primera El planeta de los simios de finales de los 60´s y con Charlton Heston de inolvidable protagonista y la nunca superada escena final de la Estatua de la Libertad semienterrada en un arenal tras la guerra termonuclear que acabó con el ser humano como raza predominante sin olvidar la versión de Tim Burton que gana enteros a medida que pasan los años...

El caso es que la saga está viviendo una revisión con la revolución de los efectos digitales que tiene gran aceptación de crítica y público, estos días se anuncia el estreno del tercer título de esta remozada digitalmente saga y se hacía obligado el visionado de la segunda entrega que es la película que traemos hoy. Lo que dijimos de la primera, ( https://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2015/04/butaca-de-patibulo-suplemento_13.html ), sirve perfectamente para esta segunda donde han pasado ya unos lustros desde el fin de la primera y César ha creado una Arcadia simiesca y el ser humano hace dos inviernos que no asoma la jeta por su territorio. Finalmente aparece un grupo de humanos y se produce el inevitable choque de civilizaciones...

Aceptemos que se han mejorado todo lo mejorable las trucas digitales; aceptemos que el inicio es un magnífico ejemplo visual de cómo las comunidades de primates inteligentes cazan en grupo en un primer estadio de civilización superior al resto de especies en inteligencia; aceptemos que durante todos esos lustros, y descartamos la inmigración en pateras, la población de primates no ha dejado de aparearse cual conejos y su número forma una colonia de proporciones gigantescas en cuanto a número de ejemplares; aceptemos que una central hidroeléctrica tras lustros de abandono de mantenimiento y sin funcionar, no sólo sigue operativa sino que la dificultad de ponerla en marcha sólo reside en un relé estropeado; finalmente aceptemos que los simios descubren el maquiavelico arte de la política que no es otro que llegar al poder y mantenerse en el mismo...

Una vez aceptado lo anterior, traguemos la ñoña historia de los protagonistas donde la chica ha perdido a su hija, el chico tiene un chico que no acepta a su pareja, añadamos dosis de otros títulos, desde Avatar a Parque Jurásico pasando por homenajes a la saga original cuando ya degeneró a serie B y tenemos un producto rentable que engancha a las generaciones digitales sin menosprecio de las analógicas. Sigue saturando el exceso de texturas digitales, mejorado en cuanto a mostrar manadas y tiene un casi oculto sentido del humor, pero no acabó de convencernos de sus bondades y lo que nos atrapa desde el inicio es la fascinación de ver el mundo tras el declive de la raza humana, como si Chernobil no saciara nuestra malsana curiosidad de ver qué ocurre con una ciudad tras un desastre nuclear y quedar abandonada porque el resto ya lo hemos visto otras veces...

En fin, producto rentable que cautiva para pasar por taquilla y argumentos y tramas pseudofilosofales que siempre encandilan a la crítica para ocultar los defectos señalando la, supuesta, trascendencia del guión que aquí es como una trama de herencia real en el medievo pero, tras el envoltorio, nada nuevo bajo el sol. De momento van tres y esta segunda nos ha parecido que hubiera sido una buena serie televisiva que podría haberse alargado cuatro o cinco temporadas, pero suponemos que acostumbrado el espectador a holocaustos zombis, este holocausto por entregas, más la fascinación que ejerce el tema, asegura buenos dividendos y dos o tres títulos más, pero al final, cuando haya transcurrido el tiempo, la del Charlton Heston seguirá siendo la mejor.
Bastante infumable, para qué mentir.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 


 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                

 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario