The Adversiter Chronicle

martes, 12 de diciembre de 2017

Comer en Navidad sin gastar un céntimo de más


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Así como que no es la cosa ha llegado una Navidad más y, puesto que seguimos unas fiestas navideñas más en crisis recesiva o recesión crítica, se hace necesario hacer gasto en comidas y cenas. Este año hemos retado a nuestro experto nutricional a que nos proponga comer como se merece en estas fechas pero sin aumentar el gasto habitual mas sin renunciar a recortar gastos. El profesor T. A. Rambaina no sólo aceptó el reto que le proponíamos sino que ha elaborado un método científico para comer como mandan los cánones en estas calendas sin gastar un céntimo de más y sin pasar penurias de hábitos de consumo habituales...


-¿Podemos permitirnos homenajes gastronómicos en estas fechas sin gastar más ni renunciar a gastar en lo habitual, ein?

-Cuando The Adversiter Chronicle me propone el reto, me percaté casi al instante que se hacía necesario una metodología científica y de análisis de datos posterior que me permitiera presentar una propuesta realista y sobre todo factible. Esos métodos tan populares de charlatanes de feria que la masa consumista compra terminan abandonados porque dependen al 100% de la voluntad del usuario u usuaria y además renunciando a consumir otras cosas. Mi método científico en base a los hábitos consumistas, dentro del apartado de gastos gastronómicos navideños, recopilados en la encuesta que rellenó antes a modo de ejemplo, no precisa adaptación ni renuncia por parte de quien lo utiliza.

-Una encuesta breve que no desanima al rellenarla espantando al encuestado, todo sobre hábitos de consumos esos que dice usted, profesor.

-El método puede adaptarse a cualquier farra gastronómica del calendario, Skizo´s, a cualquiera. Pero es un estado de consumo temporal, de frenesí consumista y gastronómico; pasar penurias y estrecheces a la hora de consumir en estas fiestas ya predispone a la depresión compulsiva y la amargura razonada de encima tener que renunciar a consumos habituales donde además nos hemos gastado más del presupuesto y, si se piensa, parece y da la impresión de haber malgastado. Mi método científico en base a los hábitos consumistas reflejados en la encuesta supera cualquier método anterior.

-¡Estoy impaciente profesor! ¡Impaciente!

-Bien, una vez rellenada la encuesta, ésta es estudiada y analizada pasando al segundo paso del método que es la charla con el usuario u usuaria para cotejar, corregir o añadir según el caso y finalmente mostrar el resultado con datos y pruebas de que no se gasta un céntimo de más ni se renuncia a los vicios rutinarios de nuestro día a día. Bien... Se toma usted tres cafelitos por la mañana y en distintos sitios. Además de las virtudes de tres cafelitos al día según recientes estudios científicos, se le suma que en cada establecimiento, y hablamos de tres según la encuesta, le pondrán una galletita, bizcochito o cualquier otra pieza gratuita. Con estos tres entrantes matutinos ya podemos llevarlos para casa donde con dosis de imaginación, chocolate a la taza, mermelada o cualquier otro elemento de la alacena y nevera, tenemos un primero para cenas y comidas navideñas.

-¡Jamás pensé que un churro chcuchurrío, una magdalena inmasticable y un masticable fuera de fecha recomendable para el consumo dieran tanto de sí y además gratis, oiga!
 

-¡Jajajajajajaja! ¡Es usted un cachondo, Skizo´s, un cachondo! Está claro que si para en garitos cutres en lugar de cafeterías le metan cosas cutres de acompañamiento. Vemos que se toma un par de cervezas y si se tercia, cito textualmente, `de papu´, hasta un par de vinos o más. Bien, gorronear unas copichuelas entre compañeros de curro, saraos empresariales o convite del cuñado es relativamente fácil y nos permitirá recoger ricas viandas en justas dosis nutritivas que harán un segundo rico, apetitoso y variado a base de jamón serrano, alguna gamba, embutidos variados e incluso frutos secos si azorramos a pillar los cacahuetes o pistachos habituales. He de citar que si en algún viejo y disimulado envase vaciamos un tercio de los cafelitos y otro tanto del inevitable chupito que se toma en estas fechas, se puede acumular y nos dará un mágico fin de fiesta convertido en carajillo para colofón del postre.

--¿Puede azorrarse el inevitable pincho de tortilla de patata o la inefable croqueta con sabor a sopicaldo, ein?

-¡Por supuesto! ¡Por supuesto! Hay una fórmula muy sencilla: que nos encanta el pincho, pues se azorra y a la butxaka; que no nos gusta o vemos cutre para incorporar al menú navideño mediante método científico, pues o bien se trata de intercambiar por otro con algún parroquiano presente o bien nos lo comemos. Tenga en cuenta que si se empieza ahora el método cuando lleguen las fechas señaladas dispondremos de cantidad de sobra. Para finalizar llega el postre, asunto delicado el del postre por cuanto no suelen ponernos tal de pincho. Ahí entra la parte que acaba de enganchar al usuario u usuaria al método científico que traigo hoy. El usuario u usuaria encontrará un aliciente estimulante andar a la caza y captura de ingredientes y una vez en casa, como dije anteriormente, se termina de coronar con los añadidos que tengamos a bien. Si hay comensales, sorprenderemos con nuestras creaciones y será interesante tema de conversación en veladas al calor de la Navidad.

-Pues yo como que seguiré con mis hábitos consumistas habituales gorroneando algo más de los habitual y, con lo que me ahorro, encargo un menú de los de toda la vida, sin menoscabo de su método profesor, sin menoscabo de su método...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario